Ultimas Noticias :

FBI ofrece recompensa de $10,000 a cambio de información de incendio provocado en Iglesia

» FRUITA, CO

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI), la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), el Departamento de Policía de Fruita y el Distrito de Bomberos de Lower Valley anunciaron una recompensa de hasta $10,000 por información que conduzca a la arresto y condena de las personas responsables de prender fuego a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Fruita, Colorado.

En las primeras horas de la mañana del lunes 26 de abril de 2021, el Departamento de Policía de Fruita y el Distrito de Bomberos de Lower Valley respondieron a un incendio en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ubicada en 417 E. Ottley Avenue, Fruita, Colorado.

Esta investigación está siendo realizada conjuntamente por el Departamento de Policía de Fruita, el Distrito de Bomberos del Valle Inferior, el FBI y la ATF.

El equipo de investigadores está solicitando la asistencia del público para brindar información, sugerencias o pistas relacionadas con este delito.

Cualquier persona con información debe comunicarse con la línea de información del FBI las 24 horas al número 1-800-CALL-FBI (1-800-225-5324), la oficina del FBI en Denver al 303-629- 7171, la línea directa de ATF 1-888-ATFFIRE (1-888-283-3473), el Departamento de Policía de Fruita al 970-242-6707, o Crime Stoppers del Condado de Mesa al 970-241-STOP (970-241-7867).

Además a información también puede enviarse en línea de forma anónima a https://tips.fbi.gov, www.atf.gov/contact/tftips, www.reporitt.com, o enviarse por correo electrónico a ATFTips@atf.gov.

Por su parte, los Miembros de la iglesia de Fruita agradecidos por el apoyo de la comunidad.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 417 E. Ottley Ave. En Fruita, CO fue acordonada el lunes 26 de Abril, después del incendio. (Foto: Mckenzie Lange).

De acuerdo a The Daily Sentinel, el domingo pasado, los miembros de la Iglesia Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que fue incendiada la semana anterior. en Fruita, se dispersaron entre las otras iglesias LDS en el valle para adorar por primera vez desde el incendio.

Megan Graves, quien había asistido a la iglesia Fruita con su familia durante años, dijo que hizo el viaje de casi media hora hasta Orchard Mesa el fin de semana pasado. A pesar del viaje, Graves dijo que estaba agradecida de tener un lugar adonde ir.

“Somos afortunados aquí en el valle de tener otros edificios y hemos podido reubicar a nuestros miembros desplazados a estos edificios, lo cual ha sido una gran bendición para todos los miembros que asistieron a la capilla Fruita”, dijo Graves.

Los miembros de la comunidad ya estaban conmocionados y entristecidos por el incendio, que causó importantes daños al edificio, ubicado en Ottley Avenue.

Sin embargo, el viernes se anunció que la causa fue un incendio provocado. “Hace que la pérdida sea un poco más dificil, un poco más personal”, dijo Graves. “Es devastador y definitivamente es una gran pérdida lo que sentimos aquí”.

El edificio había sido una gran parte de su vida y la de sus hijos, dijo. Agrego que todos quedaron devastados cuando les contaron sobre el incendio que destruyó un edificio que visitaban varias veces a la semana.

“Hemos estado asistiendo a ese edificio durante aproximadamente 16 años y medio”, dijo Graves. “Así que, con la frecuencia con la que estamos allí, siento que es un lugar donde realmente he criado a mis bebés. Asistiamos a la iglesia allí todos los domingos”.

En la semana transcurrida desde el incendio, el presidente de Grand Junction Colorado West Stake Craig Stagg, dijo que ha visto una efusión de amor y simpatia de la comunidad de Fruita y de todo el valle.

“La comunidad de Fruita ha sido maravillosa con solo llegar y ofrecer edificios como voluntarios y desear lo mejor”, dijo Stagg.

“Nos ha abrumado el apoyo de la comunidad, no solo de los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, sino de toda la comunidad”.

Graves dijo que ella personalmente ha recibido llamadas telefónicas de miembros de la comunidad que expresan sus condolencias y preguntan cómo pueden ayudar. Dijo que estaba agradecida por la respuesta de la comunidad.

El fuego causó daños importantes en la Iglesia Fruita de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 417 E. Ottley Ave. el lunes por la mañana temprano. Desde entonces, se determinó que el incendio fue provocado y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos y el FBI se han unido a la investigación. (Foto: Dale Shrull/The Sen􀀠nel Sentinel).

“Senti mucho amor de nuestra comunidad aquí, quienes se han acercado a nosotros”, dijo Graves. “Sé que mis hijos llegaron a casa de la escuela y dijeron que incluso los maestros dicen: ‘Tomemos un minuto y si alguno de ustedes asistió a ese edificio, lamento mucho lo que pasó'”.

El alcalde de Fruita, Joel Kincaid, dijo que, en tiempos de necesidad de los miembros de la comunidad, Fruita da un paso al frente. Dijo que incluso el departamento de obras públicas de la ciudad ayudó después del incendio.

“Una empresa de cercas no pudo instalar la cerca y el departamento de obras públicas se hicieron presente de inmediato para ayudar a instalarla”, dijo Kincaid. “Tanto por el apoyo de los ciudadanos como por llevar comida a algunos de los trabajadores, siempre hay un lado positivo cuando ocurre una tragedia”.

Fruita ha estado trabajando para ser más inclusiva como comunidad, dijo Kincaid, y eso incluye a las instituciones religiosas.

Dijo que esperaba que la persona responsable del incendio fuera llevada ante la justicia para dar tranquilidad a los miembros de su comunidad. “Mi mensaje más importante es que no vuelva a suceder esto y demos un paso al frente y apoyémonos unos a otros”, dijo Kincaid.

En el futuro, Stagg dijo que creía que el edificio de la iglesia se reconstruiría y que había esperanzas de que la comunidad vería restaurado su lugar de culto.

“Me reuní (el martes) con algunos representantes de la sede de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sobre el proceso de reconstrucción”, dijo Stagg.
“Así que creo que hay mucha esperanza. Las cosas tomarán un tiempo, pero las cosas se reconstruirán y se restaurarán “.

La familia del periódico La Prensa de Colorado, desde la distancia se une a la comunidad de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y a Fruita por estos hechos tan lamentables y esperamos que pronto se de con la persona o las personas responsables que causaron este incendio y que se le aplique el castigo merecido de acuerdo a la ley.

Esperamos la pronta recuperación de estos lamentables hechos y que los miembros de esta gran comunidad pronto puedan superar esta situación al igual que se recuperen de las perdidas materiales y puedan pronto reconstruir la iglesa para que puedan volver pronto a su iglesia.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Ex presidente de la Cámara de Representantes de Oregon arrestado por tráfico sexual

Read Next

Desperdician $60K de dólares de los contribuyentes por año en anuncios impresos liberales

Leave a Reply

Your email address will not be published.