• July 21, 2024

Ultimas Noticias :

Fraude electoral fue tan generalizado que influyó en resultados de las elecciones 2020

Según un estudio publicado recientemente por el Instituto Heartland, el fraude electoral fue tan generalizado durante las elecciones presidenciales de 2020 que «Donald Trump casi con toda seguridad habría ganado» si se hubiera evitado incluso una fracción del fraude.

«Los resultados de este estudio indican claramente que la enorme escala del fraude electoral por correo en las elecciones de 2020, según captura la encuesta Heartland/Rasmussen de 2023, probablemente llevó a la victoria del Colegio Electoral de Joe Biden.

Si incluso una pequeña parte de este fraude se hubiera prevenido, Donald Trump casi con toda seguridad habría ganado las elecciones presidenciales de 2020», afirma Jack McPherrin, editor de investigación en el instituto.

«Incluso si la encuesta Heartland/Rasmussen sobreestimó sustancialmente el grado de fraude electoral por correo (lo cual no tenemos razones para creer que hizo), Trump probablemente aún habría ganado, como mostramos en la miríada de escenarios de fraude a lo largo del documento.

Este documento deja en claro que la votación masiva por correo no es un método seguro de votación, y que los resultados de cualquier elección futura que implique votación masiva por correo se verán corrompidos de manera similar, como lo fueron los resultados de 2020», dijo McPherrin.

El estudio encuestó a 1085 «probables votantes» nacionales entre el 30 de noviembre y el 6 de diciembre de 2023 y fue realizado por el instituto en conjunto con Rasmussen Reports.

Votantes por correo admiten fraude

La encuesta reveló que el 21 por ciento de los votantes por correo admitieron que votaron en un estado donde “ya no son residentes permanentes”, y el mismo porcentaje admitió que llenaron una boleta para un amigo o familiar.

Además, el 17 por ciento de los votantes por correo dijo «que firmaron una boleta para un  amigo  o  familiar ‘con  o sin su permiso’», mientras que el 19 por ciento de los votantes por correo dijo que «un amigo o familiar llenó su boleta, en parte o en su totalidad, en su nombre».

El estudio concluyó que el 28,2 por ciento de todos los encuestados que votaron por correo “admitieron haber cometido al menos un tipo de fraude electoral”, llevando a los investigadores a concluir que “más de una de cada cuatro boletas emitidas por correo en 2020 probablemente se emitieron fraudulentamente y, por lo tanto, no deberían haberse contado”.

Dado que Biden recibió significativamente más votos por correo que Trump, el estudio concluye que los resultados en estados pendulares clave habrían sido diferentes, particularmente en estados donde los márgenes fueron muy ajustados, incluyendo Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin.

Si Trump hubiera ganado estos estados, habría ganado fácilmente el Colegio Electoral.

El estudio exploró 29 escenarios diferentes con diferentes niveles de fraude electoral que van desde tan altos como el 27 por ciento hasta tan bajos como el tres por ciento y descubrió «que de los 29 escenarios diferentes presentados en el documento, Trump habría ganado las elecciones de 2020 en todos menos en tres».

“En otras palabras, si las elecciones de 2020 se hubieran llevado a cabo como todas las elecciones nacionales en los últimos dos siglos, en las que la gran mayoría de los votantes emitieron sus votos en persona en lugar de por correo, Donald Trump casi con toda seguridad habría sido reelegido”, concluyó el estudio.

“La evidencia ahora es cristalina.

El fraude de boletas por correo en las elecciones de 2020 no solo  fue generalizado, con más de  una de cada cuatro boletas emitidas involucrando una actividad fraudulenta, fue tan sustancial que probablemente impactó  el  resultado de las elecciones presidenciales”, dijo Justin Haskins, director del Centro de Investigación del Socialismo.

Y añadió: «como muestra nuestro estudio, si el fraude en el voto por correo se hubiera evitado o detectado en su mayor parte en 2020, Donald Trump, y no Joe Biden, sería hoy presidente de Estados Unidos».

Políticas proactivas y preventivas

Los investigadores del instituto plantean una serie de políticas proactivas y preventivas que, según dicen, ayudarían a mejorar o mantener la integridad electoral en futuras elecciones.

Recomiendan que los estados deben actualizar y verificar anualmente los registros electorales, requerir identificación para votar en persona, fomentar la votación en persona, requerir un testigo o firma notarial en todas las boletas por correo y minimizar la votación por correo al requerir una excusa válida para emitir una boleta por correo.

Preventivamente, los investigadores recomiendan que los estados deberían prohibir la recolección de boletas, prohibir buzones electorales desatendidos e inseguros, requerir verificación de firmas para la votación por correo, establecer agencias para investigar reclamos por violaciones a las leyes electorales y deberían aprobar leyes que impongan severas sanciones para aquellos que cometan fraude electoral.

Jim Lakely, vicepresidente y director de Comunicaciones del Instituto Heartland, dijo: “Es hora de que finalmente se detenga el engaño de nuestra clase gobernante corrupta y  de los  grandes medios.

Era obvio para cualquiera con ojos y sentido común que las elecciones  de  2020 no fueron ‘las más seguras en la historia de Estados Unidos’.

¿Cómo podrían serlo con el uso histórico a nivel nacional de boletas por correo, a  menudo  manejadas con  poca  seguridad y estándares relajados para la autenticación?».

Lakely dijo que es demasiado tarde para «rehacer las elecciones de 2020» pero que las legislaturas estatales «más vale que se pongan en marcha para asegurar sus procesos de votación, validación y recuento si los estadounidenses alguna vez volverán a confiar en nuestras elecciones”.

Read Previous

Prometen boicotear New York

Read Next

No compre placas temporales falsas que se venden en línea