Inflación de E.U. llegó al 7.5% interanual, la más alta de los últimos 40 años

No es de gran sorpresa escuchar que la inflación ha alcanzado altas cifras, y la tasa interanual de inflación en Estados Unidos subió en el mes de enero hasta el 7.5%, cinco décimas por encima de la cifra en diciembre, así lo informó la Oficina de Estadísticas Laborales. El aumento se mantuvo estable en la comparación de un mes, pero superó las expectativas de los analistas.

Los precios de consumo subieron en un mes 0.6%, según esta estadística. Los precios habían subido un 0.7% de octubre a noviembre y un 0.9% de septiembre a octubre.

Cabe destacar que se trata del mayor aumento interanual desde el mes de febrero de 1982.

Por otro lado, la escasez de suministros y trabajadores, las fuertes dosis de ayuda federal, los tipos de interés ultrabajos y el fuerte gasto de los consumidores se combinaron y jugaron un papel importante para que la inflación se acelerara aun más el año pasado.

Hasta ahora se dice que hay pocos indicios de que la inflación vaya a disminuir de forma significativa.

Y la mayoría de los factores que han hecho subir los precios desde la pasada primavera siguen vigentes como los salarios están aumentando al ritmo más rápido en al menos 20 años. Los puertos y almacenes están desbordados, con cientos de trabajadores en los puertos de Los Ángeles y Long Beach, los más activos del país, de baja el mes pasado. En consecuencia, muchos productos y piezas siguen escaseándose.

Además el aumento constante de los precios ha dejado a muchos estadounidenses con menos capacidad para poder proveer y pagar la comida, la gasolina, el alquiler, el cuidado de los niños entre otras necesidades.

En términos más generales, la inflación ha surgido como el mayor factor de riesgo para la economía y como una seria amenaza para  Joe Biden y los demócratas del Congreso.

La Reserva Federal y su presidente, Jerome Powell, se han alejado bruscamente de las políticas de tipos de interés ultrabajos que la Fed aplicó desde que la pandemia devastó la economía en marzo de 2020. Powell señaló hace dos semanas que el banco central probablemente subirá su tipo de interés de referencia a corto plazo varias veces este año, y que la primera subida se producirá casi con toda seguridad en marzo. Los i nversores han descontado al menos cinco subidas de tipos para 2022.

Se dice también que con el tiempo, esos tipos más altos aumentarán los costes de una amplia gama de préstamos, desde hipotecas  y tarjetas de crédito hasta préstamos para  automóviles y créditos corporativos. Para la Reserva Federal, el riesgo es que, al restringir constantemente el crédito para los consumidores y las empresas, podría desencadenar otra recesión aunque creemos que estamos en ella todavía.

Muchas grandes empresas, en conferencias telefónicas con inversores, han dicho que esperan que la escasez de oferta persista al menos hasta la segunda mitad de este año.

Ya hemos escuchado que algunas empresas desde Chipotle hasta Levi’s también han advertido que probablemente volverán a subir los precios este año, después de haberlo hecho ya en 2021.

Muchas pequeñas empresas, que suelen tener menores márgenes de beneficio que las grandes compañías y han tenido dificultades para igualar sus considerables aumentos salariales, también están subiendo los precios.

Por su parte, la Federación Nacional de Empresas Independientes, un grupo comercial, dijo que encontró en una encuesta mensual que el 61% de las pequeñas empresas aumentaron sus precios en el mes de enero, la mayor proporción desde 1974 y un aumento de sólo el 15% antes de la pandemia.

“Un mayor número de propietarios de pequeñas empresas comenzó el nuevo año subiendo los precios en un intento de repercutir los mayores costes de inventario, suministros y mano de obra”, dijo Bill Dunkelberg, economista jefe de la NFIB. “Además de los problemas de inflación, los propietarios también están aumentando la compensación a tasas récord para atraer a los empleados calificados a sus posiciones abiertas”.

Es claro que esos  aumentos salariales podrían acabar forzando subidas de precios adicionales, ya que las empresas tratan de cubrir los costes de los salarios más altos.

En el último año, las fuertes subidas de los costes de la gasolina, los alimentos, los automóviles y los muebles han hecho tambalear los presupuestos de muchos estadounidenses. En diciembre, economistas de la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania estimaron que el hogar medio tenía que gastar 3,500 dólares más que en 2020 para comprar una cesta idéntica de bienes y servicios.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Colorado Parks and Wildlife realizo el primer pago a un ganadero por lobos que mataron su ganado

Read Next

Los Carneros de Los Ángeles se proclamaron campeones