• August 3, 2022

Inflación: “la tormenta perfecta”

blank

Amedida que pasan los días,  la inflación continúa golpeando los bolsillos de los trabajadores de Colorado y de todo Estados Unidos, pero no solo eso, también está causando grandes dolores de cabeza a las familias porque cada vez más es más difícil de cubrir el costo alimenticio y de alquiler.

Hasta los bancos de comida se han visto afectados y no pueden proveer despensas de alimentos a los necesitados al rededor del estado.

Uno de los bancos de comida es el de Weld Food Bank en el norte de Colorado que dijo que ha visto un aumento del 25% en la demanda de sus servicios en los últimos meses a medida que el precio de la gasolina y los comestibles suben a altos niveles récord.

Los efectos de la inflación y los problemas de las cadenas de suministros de comida  han hecho que los resultado del creciente costo de los bienes vayan a los cielos y con ello se escasen las donaciones a los bancos de comida  lo que ha ocasionado que se desplomen a medida que más y más personas buscan ayuda.

La inflación en estos momentos esta afectando en gran manera a las familias porque los estudiantes estan en casa, consumen más pero no es fácil conseguir la manera de alimentarles, y hasta los bancos de comida estan sufriendo.

Aunado a todo esto, tenemos también el incremento en el combustible

“He pasado por una recesión y varios desastres. La necesidad era grande, pero la cadena de suministro estaba bien. Esto es como la tormenta perfecta”, dijo Bob O’Connor, director ejecutivo de Weld Food Bank. “Estoy muy preocupado. Tengo la sensación de que esto continuará durante bastante tiempo”.

La directora de desarrollo, Stephanie Gaush, dijo a CBS4 que ha habido un efecto dominó en lo que respecta a los desafíos que ha experimentado el banco de alimentos.

“Es absolutamente una espada de doble filo. Estamos viendo que nuestros costos suben. Al mismo tiempo, estamos viendo aumentar la cantidad de personas necesitadas”, dijo Gausch. “El banco de alimentos en su conjunto está viendo y el costo del transporte que genera que el costo de los productos siga incrementandose.

Podemos decir que en EE. UU. empiezan a caer las ventas minoristas, sube la inflación y el segundo trimestre se dirige a una recesión.

Las ventas minoristas cayeron un 1.5% en términos reales en el mes de abril, la inflación interanual alcanzó el 8.6% en mayo y la actividad económica no crece desde noviembre de 2021.

Estados Unidos se dirige a una recesión, al menos eso señala el último dato de las ventas minoristas para el mes de abril. El avance del comercio minorista funciona como un anticipo para estimar el ritmo de la actividad económica general, dada la enorme proporción del sector de los servicios.

Las ventas minoristas de Estados Unidos cayeron un 0.3% en el mes de abril, pero considerando la inflación del 0.56% en ese mes, el nivel real de ventas se desplomó un 1.5% en comparación con el mes anterior.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos concluyó que el nivel elevado y creciente de la inflación comienza a afectar al nivel de la demanda real, y está impulsando a la economía a una recesión.

La inflación erosionó sistemáticamente el poder adquisitivo de los salarios. El índice de salario real, para la totalidad del sector privado estadounidense, se derrumbó un 4.47% en lo que va de la gestión de Joe Biden. Estos datos fueron confirmados por la Oficina de Estadísticas Laborales.

El nivel salarial real para el sector privado estadounidense retrocedió al nivel más bajo desde junio del 2019. Se produjo una ruptura con la tendencia que había antes de la pandemia del 2020.

Nuevamente en términos reales, el nivel de ventas acumuló una caída de casi 2% entre febrero y abril de 2022, y se mantiene prácticamente estancado desde octubre del año pasado. Este desempeño es similar al que tuvo el índice de actividad económica mensual elaborado por la firma IHS Markit, el cual estimó una caída acumulada del 0.44% entre octubre de 2021 y abril de 2022.

La economía de Estados Unidos no crece desde noviembre del año pasado, y en el mismo período el nivel de inflación interanual saltó del 6.8% al 8.6% en mayo de este año. Cada vez existen más signos de estanflación en la economía más importante del mundo.

Para aceptar una recesión formal en términos muy estrictos, la economía debería contraerse al menos por dos trimestres consecutivos. Durante los primeros tres meses del 2022 la economía estadounidense cayó un 1l5%. Las estimaciones para el segundo trimestre son inciertas, pero cada vez más pesimistas.

Los datos sobre las ventas minoristas provocaron una reacción negativa en las expectativas de crecimiento, y la previsión para el segundo trimestre del año fue recordada del 2.3% al 1.1%.

blank

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Inundaciones dejan a Yellowstone ‘dramáticamente cambiado’

Read Next

Republicana ganó un distrito en Texas