De Portada

Javier Castro: un ejemplo de dedicación a la comunidad, aquí y allá

Sin importarle si está en Honduras o en Colorado, frente a una cámara o detrás de un micrófono, o conectado o no con la efímera fama, Javier Castro sabe con claridad que su misión es una sola: ayudar a su comunidad.

Javier Castro hablando y motivando a jovenes en una conferencia en Honduras, su natal país. (Fotos cortesía de Javier Castro).

Javier Castro hablando y motivando a jovenes en una conferencia en Honduras, su natal país. (Fotos cortesía de Javier Castro).

Y lo hace cada vez que puede con todos los recursos con los que en ese momento cuente a su alcance.
Ya transitando su cuarta década en este mundo (prefirió no ofrecer precisiones), Castro dejó en 2010 su Honduras natal para venir a Colorado “y hacer algo que les dé orgullo a mis padres de ser mis padres”.
A cinco años de aquella transición, aún conserva, dijo, “ciento por ciento de las lecciones que aprendí de mis padres”.
Y al atravesar ahora una nueva transición tras abandonar la estación de televisión con la que estuvo asociado por varios años, procurará seguir compartiendo aquellas lecciones “para que la comunidad no caiga ni en la desilusión ni el miedo”, ni aquí ni allá.
“Sigo sufriendo por mi pueblo, por mi gente. No puedo ser indiferente. Mi cuerpo está aquí, pero parte de mi corazón sigue en Honduras porque allí están las personas a quienes aprendí a amar”, comentó Castro durante su visita esta semana a La Prensa de Colorado.
“He aprendido que la fama es un bocado sabroso pero que luego cae mal.

Es mejor el cariño sincero de la gente que la admiración vacía. Cuando llegué aquí, inicié de cero. Pero ya no estoy en cero ni estoy solo. Por eso debo ayudar a la gente”, agregó.

Su vida reciente, como es de público conocimiento, se relacionó con la televisión y, desde cierta perspectiva, Castro llegó a ser una “estrella”. 11695715_386149664918217_5988349671298977111_n
“Pero luego descubrí que ser estrella y ser luz son dos cosas muy distintas. Ser luz es no olvidarme de mis orígenes. Mi padre era sastre y yo salía a vender dulces en la calle con mi madre. Eso me enseñó a ser humilde y es la humildad que siempre mantuve”, dijo Castro.
“La gente asume que llevo una vida burbujeante, llena de fiestas y de contactos con la farándula. La gente sigue ese estereotipo porque me veía en la televisión. Pero yo nunca estuve dispuesto a dejar de lado cosas importantes de mi vida, como mi relación de pareja, por estar en los medios”, explicó.
Y ahora que cuenta con más tiempo para reflexionar, descubrió que “lo mío es una conexión con la gente y esa conexión ha sido positiva”. Pero para llegar a ese logro, Castro, como tantísimos otros inmigrantes, debió trabajar duro (incluso en tareas que no le agradaban) sin dejar de soñar con un futuro mejor.

Javier: Un joven estudiante.       Javier: “Una estrella”.

Javier: Un joven estudiante. Javier: “Una estrella”.

Contar historias sobre esa mezcla de trabajo duro y de sueños es lo que él caracteriza como “compartir vivencias para dar aliento, motivación y esperanza a las personas”, especialmente a los jóvenes, algo que Castro hace tanto en Honduras como en Colorado.

“Mi mensaje es que vale la pena estudiar y superarse porque hay cosas realmente importantes en la vida. Todos los jóvenes necesitan saber que hay esperanza y que ninguno de ellos debe convertirse en una estadística. Todos deberían trabajar duro para lograr algo en la vida”, sostuvo Castro.
“Pero sin sufrimiento no se valora lo que uno tiene”, puntualizó.

Castro afirma que se siente responsable “ante la gente” de seguir manteniendo una actitud positiva de amor y entendimiento”.

“Me acerco a la gente porque la gente me entiende. Y voy a seguir cerca de la gente porque quiero ayudar. No busco fama, sino la satisfacción de estar feliz con lo que hago. No quiero abundancia, porque la abundancia es enemiga de la felicidad si no se la lleva con prudencia”, declaró Castro.
“Eso es lo que mis padres siempre me dijeron”, concluyó.

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: