• September 27, 2020

Ultimas Noticias :

La Certeza de Llegar

Una semana más, vamos avanzando con certeza y seguridad hacia el final de la crisis y la pregunta sigue siendo como saldremos de ella? No pregunte si vamos a salir de la crisis, solo pregunte como saldremos de ella, y no me refiero a que de que manera saldremos sino en que forma saldremos, quien seré yo, quien será usted cuando todo esto haya pasado? Todo va a depender de la manera en que la enfrentemos. Seamos claros, ninguna saldrá de la crisis como era cuando la crisis llego, algunos de hecho no saldrán, pero aquel que salga (gracias a Dios la mayoría) deberá salir no solo cambiado sino fortalecido.

Las crisis vienen para probar al ser humano y para proyectarlo, para dejarle saber de que material esta hecho.
En el evangelio de Marcos capítulo 4 versículos 35 en adelante vemos un relato poderoso.

35 Aquel día, cuando llego la noche, Jesús les dijo: Pasemos al otro lado. 36 y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con el otras barcas. 37 pero se levanto una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca de tal manera que ya se anegaba. 38 Y El estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿No tienes cuidado que perecemos? 39 y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y ceso el viento, y se hizo grande bonanza. 40 Y les dijo: ¿Porque estáis así amedrentados? ¿Como no tenéis fe?

Hasta ahí el relato, y me sirvo de el para traer este mensaje: En la vida se levantarán tempestades, tormentas que nos harán pensar que nuestra barca va a naufragar. Las circunstancias externas nos van a amenazar, van a golpear fuerte contra la barca, nuestra fe y capacidad de navegación estará siendo puesta a prueba, el miedo querrá apoderarse de nuestro pensamiento pero ahí debe darse la batalla, ahí seremos derrotados o saldremos triunfantes.

En el texto bíblico los discípulos habían escuchado una palabra de parte de Jesús, pero eso fue rápidamente olvidada cuando la tormenta llego y los discípulos entraron no solo en miedo sino en pánico y tuvieron una percepción errada, muy errada. ¿No tienes cuidado que perecemos? ¿Sera posible que las circunstancias nos lleven a un campo tal de temor que nos hagan ver que Dios no tiene cuidado de nosotros? ¿podrá nuestra memoria ser tan débil para olvidar su constante provisión y su providencial cuidado con el que ha manifestado su amor hacia nosotros hasta ahora?

Debemos enterarnos que la palabra de Dios prevalece (cielo y tierra pasaran más mi palabra no pasara) y con eso en mente seremos capaces de hacer frente a cualquier circunstancia si es que tenemos suficiente munición (palabra) en nuestro arsenal.

En el versículo 1 de Marcos 5 nos enfrentamos a otra realidad, veamos que dice: Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. Si lo puede notar ellos legaron al otro lado tal como la palabra de Jesús había determinado. La crisis solo sirvió para desnudar a hombres temerosos, faltos de fe que no se recostaron en la palabra de Jesús y para confirmar que su palabra prevalece.

Hay una palabra de Dios sobre usted que le dice: No temas, yo estoy contigo, nunca te dejare, jamás te abandonare, con la diestra de mi justicia te sostendré. A donde tú vayas Yo iré contigo. Amado lector si Dios esta en su barca es seguro que usted llegara al otro lado, no tema, no permita que vientos tempestuosos desestabilicen su barca (pensamiento) hasta hacerle sucumbir.

El hombre y la mujer de fe se reconocen en la tormenta, en tiempos de paz cualquiera tiene fe, pero cuando la noche llega y se levanta la tormenta es cuando se requiere que nuestra fe aflore; sin embargo sabemos que la fe viene por el oír y el oír, por la palabra de Dios.
Entonces la invitación es a que usted llene su vida de más palabra para que apoyado en ella logre entender los vientos, la tempestad, saber que están aquí para que usted manifieste a aquel en quien ha creído y Su nombre sea glorificado. Levántese contra la tormenta, reprenda los vientos y dígale a la tormenta: Calla, enmudece, notará que se hará una gran bonanza.

Estar en Cristo es gozar de la autoridad que el nos delegó. No tema, hable y declare la palabra de Dios. Llegaremos al otro lado y llegaremos fortalecidos. Empiece a hacer planes de lo que hará cuando llegue al otro lado.
Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St
Englewood, CO 80113
Horarios de servicio Domingos 12:30 pm Búsquenos en Facebook y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.
Le esperamos.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Continúa con los preparativos para su nueva temporada

Read Next

Los viajes para el fin de semana feriado han caído

Leave a Reply

Your email address will not be published.