La Gran Comisión

Por Pastor Pedro H. Gonzalez

En el evangelio de Mateo capítulo 28:19 viene lo que los estudiosos de la biblia han denominado “La gran comisión” dice así: “por tanto id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

En esto trabajan todas las denominaciones, podríamos decir que todas las religiones. En eso hacen énfasis todos los pastores que se precie de llamarse como tal.

Se estructuran programas para ir a ganar almas para Cristo obedeciendo al mandato de la gran comisión; sin embargo una mirada con detenimiento al texto nos hará pensar seriamente si eso es lo que pidió Jesús.

No podemos, si es que queremos hacer una buena exégesis del texto, verlo fuera de contexto y el contexto en este caso nos la da Mateo 28:18 “Y Jesús se les acercó diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. De manera que siguiendo el hilo conductor de este texto debemos ver que el eje de la gran comisión es remarcar la plena potestad de Jesucristo, es decir ver a Jesucristo como El Señor de cielo y tierra.

Con eso en mente él les dice “por tanto”, estas dos palabras quieren decir, en consecuencia de esto, tal cosa. Por tal razón, como resultado de aquello, vendrá esto  otro. Así que si pudiéramos parafrasear  a  Jesús  en  estos dos  textos  diría algo así: Tengo toda la potestad.

Todo el poder, como resultado de esto quiero que ustedes vayan  a  las  naciones  y  les  dejen  saber eso  para  que   se  hagan  mis  discípulos y  que se sumerjan en el nombre del  Padre,  del  hijo  y del Espíritu Santo.

Quiero llamar la atención de quien lee, al tiempo que lo invito a que lo busque personalmente en la biblia para que compruebe si lo que digo es cierto; que el texto de Mateo 28:18 dice id y haced discípulos a todas las naciones y que no dice id y haced discípulos en todas las naciones.

Eso es una  gran diferencia. Lo que Jesús estaba pidiendo es que discipularamos a  las  naciones  no  en las naciones.

¿Cómo se discípula una nación? ¿Cómo se sumerge una nación en el nombre? ¿Cómo se bautiza una nación? A través de su constitución y de sus leyes mayormente las leyes de carácter civil, pero también las penales y las procesales.

Los Estados Unidos de América tienen una constitución que tiene a Dios en cuenta de manera importante, no tanto como me gustaría pero lo toma en cuenta y quizás por eso se ha posicionado como nación líder del mundo al punto que algunos la ven como un imperio, cosa que es muy discutible, pero hoy no me ocuparé de ese tema.

Lo que si me es necesario resaltar es que si aquellos que decimos ser hijos de Dios o creyentes por lo menos y decimos amarlo en alguna forma, o vivir por sus preceptos, no podemos tomar el tema del gobierno y la política a la ligera.

Las naciones se discípulan desde los cuerpos legislativos y gubernamentales, desde la academia, desde los estrados judiciales, desde las altas esferas, aun las económicas, no desde los púlpitos de las mal llamadas iglesias o templos.

Si la iglesia se tomara en serio la gran comisión, estaría formando a su miembros en las l ides  políticas  y administrativas de  las  naciones,  así se estaría  discipulando a las naciones y así habría jueces, magistrados,  senadores. Legisladores  y  aun  presidentes con un conocimiento  profundo  de  Dios, llenos  de  sabiduría  espiritual  y de justicia y así veríamos cumplida cuando menos  una  palabra  de  Dios: Cuando el justo  gobierna  el pueblo se alegra.

La otra semana seguiremos con el tema.

Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St Englewood, CO 80113. Tel: 720-218-3890
Horarios de servicio Domingos 12:30:00 pm Busquenos en Facebook y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.

Le esperamos!

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Broncos siguen de mala racha

Read Next

El trio, son del mismo dueño