Inspiración

La luz de la visión de Dios en tu corazón es más fuerte y más brillante que cualquier obscuridad y tinieblas en este mundo

Debes Usar Persistencia para
Poder Realizar la Visión

Extracto del libro
“Los Principios y el Poder
de la Visión”
Por Dr. Myles Munroe

Sabemos que Dios quiere que seamos guerreros porque la Biblia nos llama soldados. (Favor de ver 2a. Timoteo 2:3-4.) Somos guerreros. Somos gente de batalla. La Biblia también se refiere a nosotros como aquellos “que luchan” (Efesios 6:12). Esto es porque no estamos aquí sólo recibiendo medallas de parte de Dios. Nos las ganamos a pulso. Si Dios no quisiera que tú pelearas, El te habría dado la medalla sin el conflicto.La BibJía dice, “Ellos lo vencieron por medía de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte” (Apocalipsis 12:11). Algunas gentes no tienen ningún testimonio de vencedores. Su testimonio es, “Yo tuve que atravesar el fuego, y salí todo quemado. Tuve que ir por las aguas y casi me ahogo. ¡Yo tengo heridas en mi vida!

Déjenme testificarles cómo he sido golpeado toda mi vida”. Otras gentes son tan “inmaculados y tan correctos” espiritualmente, que tú puedes saber que ellos nunca han estado en una batalla con el diablo. Pero aquellos que tienen un verdadero testimonio normalmente no tienen que hablar de ello, porque es evidente en sus vidas.
Tú ta1 vez tienes muchos golpes y muchas cicatrices, pero debes seguir caminando hacia tu objetivo, confiando en Dios. Se va a poner muy difícil, pero tú tienes todo lo que se necesita para ganar porque Dios ha prometido que El iba a estar contigo, y que El iba a realizar los pasos de tu plan. Me gusta lo que dice Pablo en Romanos 8:
¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. (v. 35, 37)

Son aquellos que permanecen hasta el fin, los que obtienen el éxito.Mateo

Dios ha puesto tanto en ti, que si tú estás dispuesto a capturarlo, nada te puede llegar a detener. No existe obscuridad o tinieblas suficiente en el mundo como para apagar la luz que Dios ha puesto dentro de ti. La luz de la visión de Dios en tu corazón es tan brillante y tan fuerte, que todas las tinieblas y obscuridad de todo el planeta, o de las opiniones de toda la gente y las tinieblas de los errores pasados no la pueden apagar.

Soporta la Presión

La perseverancia de hecho, significa “soportar bajo presión”. Me gusta esta frase de Eleanor Roosvelt, la cual se aplica a toda la gente: “Una mujer es como una bolsita de té. Tú nunca sabes qué tan fuerte es hasta que está en el agua caliente”. Aquí hay una analogía similar: Las gentes que son exitosas son como bolsitas de té. Cuando ellos entran el agua caliente, ellos hacen té. Cuando la vida los aprieta, ellos no se enojan; ellos hacen algo constructivo con la presión. Ellos perseveran bajo la presión y la usan para su propio beneficio. Las gentes que tienen visión son más fuertes que la presión que trae la vida.

Yo he descubierto que algunas veces tú no obtienes el aroma de una rosa hasta que tú la aplastas. Para poder sacar el aroma y la fragancia de Su gloria de tu vida, Dios va a permitir que tú seas puesto bajo presión. Muy seguido nos olvidamos que el carácter se forma con la presión. El propósito de la presión es deshacerse de todo lo que no es de Dios y dejar sólo aquello que es oro puro.

¿Estás dispuesto a pagar el precio por tu visión?

Tal vez, tú te encuentras en medio del fuego en este momento. Es un buen lugar. Ponte a hacer té. Sorprende a tus enemigos con el aroma de Dios. Deja que te presionen para que salga de ti la gloria de Dios. No importa lo que la gente diga acerca de ti, no tomes venganza. Deja que ellos hablen de ti en tu trabajo. No importa lo que ellos piensan. Tú puedes sonreír, sabiendo que tú vas a salir de toda esa situación. Las Escrituras dicen que la victoria no es de los que son muy ágiles, sino de aquellos que permanecen hasta el fin. (Favor de ver Mateo 24:13; Marcos 13:13; Santiago 5:11.)

Por lo tanto, no huyas-¡quédate en la pelea! Nadie puede detener a una persona que entiende que la presión es buena para él o para ella, debido a que la presión es una de las claves de la perseverancia.

Acepta el Precio

Déjame confesarte algo: Yo desearía no tener que estar haciendo lo que estoy haciendo. Yo no dije que no quiero hacer esto. Lo que dije es que desearía no tener que hacerlo. Esta no es una declaración negativa, sino una declaración realista, porque yo sé cuál va a ser el precio de mi visión. En los siguientes veinte o treinta años de mi vida, yo sé que el precio va a ser muy alto. Por esto es que le doy gracias a Dios de que, más temprano en mi vida, yo tuve el privilegio de observar de primera mano el precio que otro visionario tuvo que pagar, y que me dijo, “Myles, hijo, prepárate a pagar el precio”. Debido a esa experiencia, yo he estado preparado para aceptar el precio que tengo que pagar.

En ocasiones, tú vas a encontrar muy difícil el hecho de permanecer en tu visión. Yo entiendo. También es difícil para mí permanecer en la mía. Las demandas que Dios está haciendo en mi ministerio son muy altas debido a que el llamamiento así lo requiere. Siempre hay un precio que pagar. Alguien tiene que pagar el precio. ¿Estás dispuesto a hacerlo? Necesitamos ser como Pablo, quien fue obediente a la visión que Dios le había dado, aun con tremendo sacrificio.

Probados para Confirmar Nuestra Autenticidad

Cada visión verdadera va a ser probada para confirmar su autenticidad.Si tu visión es auténtica, la vida la va a probar, sólo para asegurarse. No tengas miedo cuando haces una declaración acerca de lo que vas a hacer en la vida, e inmediatamente lleguen las dificultades; vienen a probar tu resolución y tu decisión de hacerlo. Todos los líderes, independientemente de sus habilidades y de su relación con Dios, van a enfrentar crisis. Tú eres un líder en el propósito específico que Dios te ha dado para realizar a través de tu don, porque nadie más puede llegar a realizarlo. Una crisis no necesariamente significa que tienes una situación negativa. Sólo es un punto crítico donde tu habilidad de liderazgo es probada y madurada. Una crisis te puede llevar a un reto más grande y a la victoria.

Si una visión es detenida o terminada a través de las pruebas, entonces, tal vez no era una visión de Dios. El hecho de conocer esta verdad te puede ayudar cuando tú estás considerando si vas a formar parte o no de una visión corporativa.

Ten mucho cuidado de no involucrarte con proyectos superficiales. Revisa primero todas las cosas de antemano. Pon la visión a prueba.

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: