Ultimas Noticias :

La superintendente Susana Cordova se prepara para irse

La superintendente saliente de Denver, Susana Cordova, ha sido amable en sus comentarios acerca de dejar el distrito donde una vez fue estudiante y donde ha pasado toda su carrera. Ella ha dicho que surgió una oportunidad en Texas que decidió aprovechar.

“Siento que he aprendido mucho en las Escuelas Públicas de Denver y tengo mucho que ofrecer, pero también estoy muy emocionado de aprender mucho en un lugar nuevo”, dijo Cordova el viernes.

Sin embargo, algunos de sus partidarios han señalado su relación con la junta escolar de siete miembros de Denver como un catalizador de su partida. Los siete miembros de la junta rechazaron entrevistas esta semana. Pero un miembro refutó esa teoría en un programa de entrevistas de Facebook Live.

“Quiero, muy rápido, aclarar un rumor que ha estado circulando de que esta junta ha tratado de expulsar a Susana”, dijo el lunes Tay Anderson, miembro de la junta, en un programa presentado por el activista comunitario hermano Jeff Fard. “Eso es falso”. El hecho de que algunos miembros de la junta “tengan opiniones políticas diferentes a las de Susana en educación” no significa que la hayan echado, dijo.

La evaluación de desempeño de Córdoba en agosto, la única que obtuvo de la junta escolar en poco menos de dos años en el trabajo, brinda una idea de lo que los miembros de la junta percibieron como esas diferencias y cómo esperaban que Cordova respondiera.

La evaluación no indica que la junta estuviera a punto de despedir a Córdova. Pero sí transmite que la junta quería que ella guiara al distrito en una nueva dirección, lejos de las estrategias de reforma de la administración anterior, la más controvertida de las cuales involucró el cierre de escuelas con calificaciones bajas en las pruebas estandarizadas y, a veces, su reemplazo por escuelas autónomas.

“La superintendente tendrá un socio y amigo constructivo en la junta de educación si aborda las áreas de oportunidad clave”, dice la evaluación. “Estamos seguros de que la superintendente tiene la competencia y las habilidades necesarias para hacerlo”.
Anderson dijo que la junta se enteró de la renuncia de Cordova el jueves por la noche, menos de 24 horas antes de que la anunciara públicamente el viernes por la tarde. Una declaración emitida por la junta el domingo indica que los miembros de la junta estaban sorprendidos por su partida.

“Si bien ha tenido tiempo para planificar este cambio, la junta de educación no lo ha hecho”, dice.
El trabajo de superintendente es intrínsecamente político y requiere que quienes lo ejercen naveguen por intereses en competencia. Joshua Starr, un ex superintendente en Connecticut y Maryland que ahora dirige la organización de membresía de maestros PDK International, dijo que una de las reglas no escritas de la superintendencia es “salir antes de que te echen”.

Tampoco es raro que los superintendentes salientes, especialmente las mujeres, renuncien con nada más que palabras amables, dijo Julia Rafal-Baer, ​​directora de operaciones de Chiefs for Change, una organización de líderes educativos estatales y distritales de la que Cordova era miembro.
“En un trabajo tan público, hay que tener cuidado con la salida”, dijo Rafal-Baer. “No solemos escuchar la historia real sobre lo que realmente sucedió”.

El tiempo de Córdova como superintendente estuvo marcado por crisis. Soportó una huelga de maestros de tres días, una reducción de la oficina central para pagar los aumentos de los maestros y la pandemia de COVID-19.

En gran parte debido a la pandemia, la junta escolar no estableció prioridades generales del distrito este año ni aprobó un conjunto de metas para la superintendente. En lugar de medir a Córdova con respecto a las metas acordadas, la junta la evaluó en función de sus “valores fundamentales” y si podría “dirigir al distrito en una nueva dirección”.
También le dieron una puntuación general: 3 de 5.

Entre sus fortalezas, los miembros de la junta destacaron su “liderazgo constante” bajo fuego. Cordova es una graduado de la escuela secundaria de Denver que aceptó un trabajo como maestro en el distrito en 1989, y escribieron sobre “la importancia de tener un superintendente bilingüe de cosecha propia que fuera un maestro”. Ellos elogiaron su habilidad para escuchar y su equipo de liderazgo “respetuoso y de alto funcionamiento”.
Pero también criticaron al equipo de Córdoba, si no a la propia superintendente, por estar “demasiado apegado a la dirección de la anterior administración”.

La evaluación dice que, si bien la junta estuvo de acuerdo con el enfoque de Córdoba en la equidad y la enseñanza de calidad, “las oportunidades de crecimiento se encuentran en una visión convincente a largo plazo y un plan agresivo para alejar la cultura de las deficiencias de la antigua narrativa de la ‘reforma'”.
La evaluación establece la visión específica de la junta sobre cómo llegar allí, incluida la eliminación de la competencia entre escuelas, que es más visible a través del proceso de elección de escuelas de Denver, reduciendo aún más la oficina central para impulsar más dólares directamente a las escuelas y restando importancia a las pruebas estandarizadas. Transmite que la junta esperaba que Córdoba cumpliera.
“En última instancia, la junta de educación reconoce que nos necesitamos unos a otros, junta y superintendente, para conducir con éxito hacia una realidad de ‘todo niño tiene éxito’”, dice.
Córdova nunca estuvo en desacuerdo públicamente con la visión de la junta, aunque su personal a veces.

Cordova nunca estuvo en desacuerdo públicamente con la visión de la junta, aunque su personal a veces hacía recomendaciones sobre temas controvertidos, como las escuelas autónomas, que la junta terminó rechazando o revisando. Córdova siempre adoptó un enfoque colaborativo, y su evaluación señala que fue “muy elegante y profesional en circunstancias tensas y caóticas”.

Pero los observadores dicen que eso no significa que no hubo desacuerdos.

“Públicamente, es difícil ver la luz entre la junta y ella debido a su forma de ser”, dijo Van Schoales, director ejecutivo de la organización de defensa de la educación A Plus Colorado. “Pero eso no significa que no hubiera una luz enorme”.

Córdoba no tiene una fecha de salida firme, pero se comprometió el viernes a trabajar con la junta “durante las próximas semanas para garantizar una transición sin problemas”.
La presidenta de la junta, Carrie Olson, dijo en un comunicado el lunes que la junta se reunió en privado para discutir un cronograma para seleccionar un líder interino.
“Todo nuestro tiempo, energía y enfoque estarán dedicados a este esfuerzo antes del 17 de diciembre”, dice el comunicado. “Anuncios próximos”.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

El superintendente adjunto de DPS deja el distrito

Read Next

El FBI arrestan a demócrata de Cincinnati por aceptar sobornos a cambio de votos

Leave a Reply

Your email address will not be published.