Ultimas Noticias :

Más acá de la Frontera

EL DIA MAS
AFORTUNADO

Cuando recordamos el día más afortunado de nuestras vidas, solemos pensar en una fecha memorable como cuando logramos graduarnos, nuestra boda, cuando nacen los hijos o ese día especial que marcó nuestra existencia, como sacarnos la lotería o un logro importante que implicó un cambio sustancial.

No deseo hablar de fechas memorables que, sin duda, el solo recuerdo nos causa un sentimiento de satisfacción, sino de un simple día de la semana que resulta ser el más afortunado. Piensen en ello cuando les de mi teoría y estoy segura que llegaremos a la misma conclusión.

El lunes, por ser el primer día laboral en la semana, lo coloca en una postura desfavorable como para pedir un préstamo, realizar una entrevista de trabajo, pedir un ascenso, aumento de salario, un perdón, una reconciliación o cualquier tipo de petición de que se trate porque puede que el resultado sea adverso, debido a que es un día en que los ánimos de mucha gente andan por los suelos por diferentes razones quefrases-para-el-lunes-13968063394ngk8-520x358 pueden ser un fin de semana tan ocupado que no se descansó casi nada; fin de semana atropellado por situaciones que no debieron pasar o por el simple hecho de que el fin de semana permite actividades divertidas a las cuales no quisiéramos verles fin y el enfrentar, después de, ya sea alegría desbordada o algún tipo de remordimiento o desazón por algo que no debió suceder, nos pone en un estado de ánimo de cansancio, tristeza y con poca voluntad para ceder o para dar un poco más allá de lo que debiéramos porque simplemente no nos da la gana. “Los lunes ni las gallinas ponen”, dicen en mi pueblo.

Después del lunes y a medida que los días transcurren, los ánimos se van levantando como la plantita que revive cuando después de algún tiempo, recibe un poco de agua. Por allí del miércoles, nos sentimos más emprendedores, más cooperativos, con deseos de ayudar al prójimo y hasta de dar consejos aunque no nos los pidan; pero cuando llega el viernes es nuestra gratificación a los esfuerzos de toda una semana, especialmente si trabajamos semana inglesa y la expectación de otro fin de semana causa gozo sin límites, aunque solo lo dediques a estar con familia, ir a la iglesia y descansar; deja por fuera lo de las fiestas o los paseos, con el simple hecho de saber que podrás dormir hasta que tengas hinchados los ojos y realizar hacer actividades que te son prohibitivas durante la semana, es más que suficiente para amar los viernes. Es un gozo recurrente seguido de un dolor profundo cuando ponemos un pie fuera de la cama, vemos el cielo a través de la ventana y aunque sea tan claro y hermoso como el del día anterior, lo apreciamos desde otra perspectiva, simplemente porque es lunes y el comienzo de la batalla diaria.

Thanks God it’s Friday o en la manera abreviada como se acostumbra en el idioma ingles: “TGIF”. El nombre del viernes le fue impuesto en honor de Venus, Diosa mitológica del amor, de la belleza y de la fertilidad.
Tengo una anécdota con un negociador de un banco, con los que trato todos los días, por eso sé de lo que les hablo. Después de tratar el asunto que nos atañía, le dije cortésmente: Le deseo un excelente día y él respondió: ¡En lunes, señora, no lo creo!

Para comprobar lo que les he dicho, hagan una prueba que no se trate de una gran hazaña; algo pequeñito y de allí a coger practica para saber que día elegir para lograr el sí a la mayor petición de nuestras vidas.
Comentarios a rokwick@cox.net.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Martinez Brothers Taekwondo crece increíblemente

Read Next

Los beneficios de ser ciudadano estadounidense

Leave a Reply

Your email address will not be published.