• October 1, 2022

Muertes por vacunas COVID superan las muertes del propio COVID

blank

Encuestas realizadas al público estadounidense siguen mostrando que hasta el doble de estadounidenses han perdido a un miembro de su hogar por una lesión causada por la vacuna Covid en comparación con la enfermedad en sí.

Los resultados agrupados de cinco encuestas al público estadounidense, que suman ya más de 2.500 personas, muestran que, mientras que el 4.4% de los encuestados declararon que alguien de su hogar había muerto a causa de la COVID-19, el 8.9% dijo que alguien había muerto como consecuencia de la vacunación contra la Covid.

Los resultados también mostraron que el 8.6% dijo que se había lesionado a causa de la vacunación, el 4,9% que había buscado ayuda médica y el 3,2% que había sido hospitalizado, mientras que el 3,6% dijo que, como resultado de la vacunación, ya no podía trabajar un día completo o ninguno. Estos son porcentajes de todos los encuestados. Si nos fijamos sólo en el 74,0% de los vacunados con al menos una dosis, las cifras, en proporción a las personas vacunadas, son de 11.7% de heridos, 6.7% que necesitan ayuda médica, 4.4% hospitalizados y 4.8% que no pueden trabajar. Aunque estas cifras son autodeclaradas y no existe un grupo de control, ya que no se preguntó a los no vacunados sobre los efectos adversos, siguen siendo alarmantemente altas.

Los resultados también mostraron que, entre los que informaron de una muerte por Covid en su hogar, más del doble informó de que había ocurrido después de que la persona fuera vacunada que antes (2,8% frente a 1,2%). La proporción que dijo haber contraído Covid antes de la vacunación (13,1%) fue muy similar a la proporción que dijo haberla contraído después (11,7%). Estas cifras no son indicativas de una vacuna altamente eficaz contra la infección o la muerte.

Las personas encuestadas eran muestras representativas del público estadounidense seleccionadas al azar, de las cuales el 74,0% estaban vacunadas, por lo que las muestras no estaban intrínsecamente sesgadas a favor o en contra de la información sobre los problemas de las vacunas, aunque como en todas las encuestas de opinión (especialmente las online) puede haber un problema de sesgo de autoselección.

El mes pasado informé sobre las tres primeras encuestas. Ahora se han añadido dos más, cada una de ellas de una empresa de encuestas diferente, y los resultados de las cinco son sorprendentemente similares (véase la tabla de resumen más abajo), lo que indica que los resultados son una representación real, si no del público estadounidense, al menos del sector del público estadounidense inclinado a completar encuestas como esta.

Algunos comentaristas han expresado su escepticismo acerca de los resultados, insinuando que están sesgados de alguna manera. Es cierto que están financiados por Steve Kirsch, un empresario tecnológico que está concienciando sobre los problemas de seguridad y eficacia de las vacunas Covid. Sin embargo, las encuestas son realizadas por empresas ordinarias que encuestan a una muestra representativa ordinaria de la población estadounidense, por lo que no hay nada que criticar al respecto. Los resultados no están bajo el control del financiador y las preguntas son neutrales. El hecho de que todos los resultados sean similares, independientemente de la empresa encuestadora que se utilice, demuestra que los resultados no son anómalos. Cualquiera puede encargar una encuesta similar si lo desea, aunque Steve Kirsch descubrió que Google y algunas otras empresas de sondeos se negaban a realizar encuestas en las que se preguntara a la gente sobre su experiencia con las vacunas.

Steve ha recurrido a la ayuda de un experto en encuestas, que según él es conocido a nivel nacional y muy respetado, aunque todavía no ha revelado su identidad. El experto ha realizado dos encuestas sobre la seguridad de las vacunas, una para Steve y otra para otro cliente, y afirma que la señal de seguridad es «real, significativa y gravemente preocupante».

Fase 1: Detección de la señal. Utilizando muestras de conveniencia, hemos validado que existe una señal significativa de que la población general está informando de una serie de problemas y acontecimientos adversos relacionados con el programa de vacunas Covid. Aunque no es representativo de toda la población y su diseño es ciertamente imperfecto, las múltiples iteraciones del mismo cuestionario en dos paneles de encuestas independientes diferentes validan la fuerte detección de señales. La consistencia interna es importante incluso cuando se trata de cuestiones subjetivas como las encuestas, y estos datos son absolutamente consistentes.

Fase 2: Validación. Este primer estudio, que utiliza una fuente de muestras de mayor calidad, y la duplicación prevista en al menos otra plataforma independiente, validan que la señal es real, significativa y gravemente preocupante. El sorprendente nivel de coherencia de estos datos, ahora en tres fuentes de muestras no relacionadas, es indiscutible. Haremos un estudio más con una cuarta fuente, pero estoy seguro de que veremos el mismo nivel de validación. La señal ha sido detectada y es clara; algo está muy, muy mal.

Las cinco encuestas de Steve Kirsch se han realizado en las últimas cinco semanas. Puede encontrarlas aquí: 30 de junio, 2 de julio, 4 de julio, 20 de julio y 28 de julio.blank

A pesar de la sorprendente consistencia entre las encuestas, hay que señalar que los resultados no encajan perfectamente con lo que sabemos de otras fuentes. Por ejemplo, las encuestas muestran que entre el 6 y el 7% de los encuestados acuden a los servicios médicos después de la vacunación, mientras que las encuestas gubernamentales han encontrado normalmente algo menos del 1%.

Del mismo modo, hay unos 120 millones de hogares en los EE.UU., por lo que si el 4.4% de ellos tuvo una muerte por Covid (según las encuestas), eso daría 5.3 millones de muertes por Covid; sin embargo, las cifras oficiales muestran que ha habido alrededor de 1 millón de muertes por Covid en los EE.UU.

¿Por qué las encuestas arrojan cifras que son de cinco a siete veces más altas que otras fuentes? Esto debe responderse.

Otra cuestión es la que plantea una sexta encuesta encargada por Steve Kirsch (el 11 de julio), esta mucho más corta, en la que sólo se hacen dos preguntas, una sobre los miembros de la familia que tienen Covid y otra sobre los que tienen una lesión por la vacuna. Se encontró que 22 de los 500 encuestados (4,4%) informaron de una muerte por vacuna en el hogar, frente a 40 (8%) que informaron de una muerte por Covid.

Estas proporciones siguen siendo altas, pero no coinciden con las otras cinco encuestas, ya que las dos cifras se invierten. ¿Es esta encuesta anómala o se repetiría en otros sondeos cortos similares? Si es así, puede indicar una fuente de sesgo en la duración del sondeo.

No obstante, estas cuestiones no deberían distraer la atención del punto clave, que las encuestas representativas del público estadounidense están encontrando sistemáticamente tasas alarmantes de lesiones y muertes graves por vacunas. Esto no es una señal de seguridad que deba ser ignorada.

blank

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Una historia que contar

Read Next

Senador estatal demócrata de CO Springs acusado de delito grave