Niño nos es nacido

Por Pedro H. Gonzalez

Se acerca esa fecha tan especial para toda la cristiandad del planeta. Las familias esperan cada año estas fechas para reunirse, para celebrar, para dar gracias con abrazos, para expresar  amor con regalos y comida, mucha comida.

Celebramos en el mundo occidental el nacimiento del redentor de la humanidad; unos lo  harán desde la  óptica  religiosa y otros desde la óptica del Reino, veo que es necesario establecer la diferencia.

De un tiempo para acá, se ha levantado una controversia no pequeña entre cristianos moderados y ortodoxos, los primeros ven con buenos ojos celebrar a Jesús en estas fechas y los segundos dicen que es una celebración pagana porque Jesús no nació en el 25 de diciembre, pero tampoco dan una fecha en la que se pueda celebrar.

En lo particular a mi no me parece relevante saber la fecha exacta, tanto como como  saber  que  nació  y  que  con su nacimiento le inició eso que llamamos  la  redención  del ser humano, a eso justamente quiero referirme.

En Isaías 9:6 se nos dice: Lo cual nos aclara bastante el panorama si es que en verdad leemos para entender. El niño al que se refiere este pasaje es Jesús el mesías en semilla, el prometido desde Génesis 3:15. Pero después nos habla del hijo y dice que nos es dado, es decir que se debe reconocer que esto está íntimamente ligado con  todo aquel que cree en Cristo como el hijo dado, porque allí se habla a de Cristo,  ya  no de Jesús. Repito el niño  es  Jesús, el  hijo es Cristo,  el  cual aclaro que se iba pero que aquello nos era conveniente para que pudiera dejarnos al consolador, al Paracleto, su Espíritu Santo con tareas específicas, a saber: Llevarnos a toda verdad  y  justicia,  tomar  de  lo  de  Jesus y  hacérnoslo  saber,  y recordarnos todo lo que El nos dijo, toda Su palabra.

Pero esto es aun mucho mas profundo y dice que el principado esta sobre su hombro. Ahí esta lo mas “grueso” del versículo.  Me refiero a que este es un texto transicional, empieza en Jesus, pasa por Cristo, nos encumbra hasta el Espíritu Santo y luego nos posiciona al hablarnos  de gobierno, del gobierno del hijo  (el principado sobre su hombro) de hecho el versículo 7 de este texto nos dice que lo dilatado de su gobierno, su paz y su justicia no tendrán fin, que su Reinado es eterno cual le fue prometido a David.

Es fácil notar que lo que le falta a este mundo es gobierno e imperio, el imperio de la justicia, de la paz, la verdadera  paz,  no la paz a la manera del mundo sino la paz a la manera de Dios.

Como hijo, Cristo se va pero no sin antes impartirse en los discípulos ya hechos apóstoles y luego en cada persona que decida  creer en El como Señor, ese es un requisito sin el cual no pasa la salvación.

Ya impartido en los hijos, estos se convierten en iglesia o Ekklesia, cuerpo de gobierno, que tiene una cabeza llamada Cristo y cuya mente es parte del cuerpo mismo, por eso se nos dice que tenemos la mente de Cristo.

La religión, es decir el sistema religioso se ha  encargado  sutilmente  de negar al hijo y “castrar” la identidad de la iglesia. Nos han tenido y mantenido entretenidos con dogmas, denominaciones, celebraciones y rituales  que  nada  tienen  que  ver  con el propósito de la iglesia, y nos han desviado del verdadero propósito de la iglesia, el cual es dar a conocer a Dios como Padre, como Rey, y manifestar o anunciar sus virtudes.

El tiempo es bueno para  entender  que  Dios no visita a su iglesia sino  que  la  habita,  que  el no vive en templos hechos de manos de hombres, sino en un templo (nuestro cuerpo) que el mismo redimió y en alguna manera edifico. Que la iglesia esta llamada a manifestar su naturaleza divina y que esa naturaleza divina gobierna.

Ya basta de rogar y orar por avivamientos  cuando  lo que se requiere es una reforma, la misma que debe ser llevada a cabo por los hijos “Huios” maduros y entendidos, los completos en El.

Le hablo a entendidos, a maduros a los que deben ser ya maestros y no estar pidiendo como los bebes, lechita en biberón.

Hasta cuando estaré con vosotros preguntaba Cristo, tratando de preguntar de forma sutil, hasta cuando necesitareis tutor. Este es el tiempo de los hijos, no te lo dejes quitar si es que te consideras tal.

Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St Englewood, CO
80113. Tel: 720-218-3890
Horarios de  servicio Domingos 12:30:00 pm. Búsquenos  en  Facebook  y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.

Le esperamos!

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Broncos por fin salieron victoriosos

Read Next

Atlas se proclamaron campeones