Ultimas Noticias :

Otra demanda para Polis

El grupo de barras y tabernas de Colorado presenta una demanda para detener la orden de ‘última llamada’ del gobernador Polis.

A tan solo un día después de que el gobernador Polis anunciara un cambio temporal en los últimos horarios de servir bebidas alcohólicas para restaurantes y bares, un grupo de más de 200 propietarios de bares y restaurantes está llevando al gobernador y al departamento de salud del estado a los tribunales para tratar de detener la orden.

Segun el gobernador citando un pico preocupante en los casos de COVID-19 entre los jóvenes, Polis anunció el martes que se cambiaría la hora de la última llamada de 2 a.m. a 10 p.m. durante los próximos 30 días para frenar grandes reuniones de personas mientras están ebrios, dijo. La orden ejecutiva entró en vigencia desde este jueves a las 9 a.m.

Sin embargo, parte de la industria de bares y restaurantes de Colorado no les ha caido muy bien la orden y no han tomado bien el anuncio del gobernador.

La Tavern League of Colorado, un grupo que representa a más de 200 bares y restaurantes en el estado, presentó una demanda el miércoles en el Tribunal de Distrito de Denver pidiéndole a un juez que bloquee la última orden de llamadas y realice cambios en la orden de salud pública del estado que limita los tamaños de recolección basados ​​en un bar o restaurante de pies cuadrados.

Según algunos dueños de bares y restaurantes, dicen que el hecho de cambiar la última llamada de 2 a.m. a 10 p.m. no impedirá que los jóvenes se reúnan en grandes grupos y no garantiza que no se reunan en otras partes.
“No hay magia alrededor de las 10 p.m.
Lo que sucederá es más que ir a bares y restaurantes para ver juegos, muchos de los cuales no comienzan hasta las 8 p.m. y de cualquier manera y de todos modos, la gente se reunirá en casas particulares, en fiestas en casas grandes “, dijo Factor. “Van a comprar cantidades significativas de licor. No van a llevar máscaras. No se van a quedar a seis pies de distancia el uno del otro “.

A pesar de lo que Factor y otros en la industria predicen que sucederá bajo el nuevo orden, el gobernador cree que prohibir las ventas de alcohol en restaurantes y bares que funcionan como restaurantes, después de las 10 p.m. ayudará a detener la propagación de COVID-19 entre las personas de 20 a 29 años.

“El estado de embriaguez en un lugar público es incompatible con el distanciamiento social”, dijo Polis. “La última llamada al alcohol será a las 10 en punto. Las personas pueden quedarse todo el tiempo que quieran, pero si quieres embriagarte, hazlo en casa con solo unas pocas personas y no dejes que tu juicio decaiga “.

Polis y la agencia de salud estatal han dicho que los bares y la vida nocturna se encuentran entre las fuentes de aumentos en el número de casos de COVID-19 en Colorado, especialmente entre los jóvenes.

Después de permitir que las barras se abrieran de manera limitada el 15 de junio, Polis nuevamente les ordenó cerrar durante 30 días solo dos semanas después. Sin embargo, los bares y discotecas aún podrán permanecer abiertos si sirven comida y ahora funcionan como restaurantes.

Segun la liga, La Tavern League argumenta que no hay evidencia que relacione un resurgimiento de los casos de COVID-19 con bares y restaurantes y que la industria está siendo injustamente señalada.

“Los acusados ​​han elegido bares y restaurantes por un trato injusto y diferente, a pesar de la falta de evidencia de que los bares y restaurantes sean vectores únicos para la propagación de COVID-19”, dice la demanda.

Además sostienen que las restricciones de capacidad impuestas en bares y restaurantes no tienen en cuenta los pies cuadrados de un establecimiento. La demanda afirma que estas nuevas restricciones están “destruyendo una industria”.

Como es que un negocio de este tipo en esta industria es que puede sobrevivir con estas reglas tan injustas.

“Los demandados han impuesto límites estrictos de capacidad numérica en bares y restaurantes, diferentes a otros lugares cerrados, que ignoran el tamaño total del restaurante.

Como resultado, los restaurantes de Colorado están fallando a un ritmo alarmante, no pueden pagar el alquiler y los servicios públicos en lugares que son capaces de acomodar, por ejemplo, 900 clientes en más de 18,000 pies cuadrados, cuando están limitados a no más de 50 clientes por habitación y solo 100 en total “, dice la demanda.

Sin embargo, los funcionarios de salud han declarado en el pasado que limitar a los clientes en lugares cerrados no se trata solo de limitar la propagación del virus, sino que también es beneficioso para los rastreadores de casos si se produjera un brote.
El tamaño del grupo más pequeño ayuda a los rastreadores a rastrear la propagación del virus, dijeron las autoridades.

El grupo dijo en la demanda que los bares y restaurantes han seguido todos los requisitos restantes del estado.
Enumeraron lo siguiente como un ejemplo de los pasos que está dando la industria:

» Publicar señalización para notificar a los clientes sobre los requisitos de higiene
» Mantener 6 pies de distancia entre clientes de diferentes partidos
» Limitar el tamaño de los grupos a 8 clientes o menos;
» Limpiar y desinfectar todas las superficies compartidas entre usos
» Requerir que los empleados usen máscaras
» Eliminar estaciones de autoservicio
» Fomentar descansos frecuentes para que los empleados se laven las manos
» Bloquear los baños y los urinarios para mantener los requisitos de distancia de 6 pies
» Requerir que los clientes usen máscaras cuando no estén comiendo o bebiendo; y
Asegurar una ventilación adecuada según la guía y reglamento de OSHA.
La oficina del gobernador Polis emitió la siguiente declaración sobre la demanda presentada recientemente.

Mary Flores

President / Editor

Read Previous

Anuncia acciones para restaurar la seguridad y paz en ciudades de EE. UU.

Read Next

Inició la temporada de las grandes ligas

Leave a Reply

Your email address will not be published.