• March 4, 2024

Ultimas Noticias :

Países que requieren mas vacunas infantiles registran elevada tasa de mortalidad

No es nada raro que en cuanto nace un bebé, luego luego le administran gran cantidad de vacunas.

La primera dosis se suele administrar al nacer, la segunda dosis entre el primer mes y el 2 mes de edad y la tercera dosis entre los 6 y los 18 meses de edad.  Y así sucesivamente durante la vida del niño hasta llegar a ser un jóven de quizás 18 o 20 años y ahora ya hasta de adultos quieren forzar a  que la persona reciba más vacunas.

Pero según un estudio, los países desarrollados que requieren la mayor cantidad de dosis de vacunas neonatales tienen las peores tasas de mortalidad entre los niños menores de cinco años.

Los detalles del estudio fueron publicados en la revista Cureus.

Los investigadores Neil Miller, director del Instituto de Investigación Médica y Científica de Nuevo México,  y Gary Goldman, realizaron varios análisis basados ​​en datos de 2019 y 2021 para examinar el vínculo entre la cantidad de vacunas en la primera infancia requeridas por las naciones desarrolladas y su impacto neonatal  e infantil y las tasas de mortalidad de menores de cinco años.

El estudio reveló que los niños en los países desarrollados que requieren más vacunas neonatales a menudo enfrentan consecuencias adversas que aumentan la mortalidad infantil, lo que sugiere que administrar más vacunas a los bebés no resulta en menos muertes.

Algunas naciones administran vacunas contra la hepatitis B y el bacilo de Calmette-Guérin (BCG) contra la hepatitis B y la tuberculosis a los bebés después del nacimiento.

El estudio encontró que las naciones que requieren ambas vacunas en realidad tenían tasas de mortalidad infantil significativamente peores en comparación con las naciones que no requieren ninguna vacuna.

La investigación de Miller y Goldman comenzó en 2011 cuando publicaron un artículo utilizando datos de 2009 que mostraban tasas de mortalidad infantil menos favorables entre las naciones altamente desarrolladas que requieren la mayor cantidad de vacunas infantiles.

Su nuevo estudio replica su estudio original utilizando datos de 2019 y 2021 de los 50 principales países donde las dosis de vacunas infantiles oscilan entre 12 y 26.

Sus hallazgos muestran que la tasa de mortalidad infantil aumentó en 0,167 muertes por cada 1.000 nacidos vivos por cada dosis de vacuna adicional agregada a la calendario de vacunación, lo que respalda los resultados de su estudio de 2011.

En el 2009, 29 países  tenían mejores tasas de  mortalidad infantil  que Estados Unidos.

Sin embargo,  para el 2019, EE. UU. había caído al puesto 44 en la clasificación de mortalidad infantil.

En 2021, EE. UU. ocupó el puesto 50 y requirió la mayor cantidad de vacunas infantiles.

En su último estudio, Miller y Goldman ampliaron su investigación para analizar el impacto de las vacunas contra la hepatitis y la tuberculosis en las tasas de mortalidad de los recién nacidos (definidos como bebés menores de 28 días), los bebés de hasta un año y los niños menores de cinco años.

Los datos de mortalidad y los calendarios de vacunación se recopilaron del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los gobiernos nacionales.

Los países desarrollados que requieren la mayor cantidad de dosis de vacunas neonatales tienen las peores tasas de mortalidad entre los niños menores de cinco años.

Los investigadores agruparon a los países según si requerían cero, una o dos dosis de vacuna para los recién nacidos para determinar su importancia estadística en las tasas de mortalidad de los tres grupos de edad.

Su análisis reveló que las vacunas neonatales contra la hepatitis B y la tuberculosis no contribuyen a una reducción general de la mortalidad en países donde los bebés tienen un bajo riesgo de mortalidad por estas enfermedades.

Reducir las dosis de vacunas infantiles está relacionado con una menor mortalidad.

Utilizando datos de 2021, Miller y Goldman también descubrieron una diferencia estadísticamente significativa de 1,28 muertes por cada 1000 nacidos vivos entre las  tasas medias de mortalidad infantil de los países que no vacunaron a  sus  recién  nacidos (definidos como bebés de cuatro semanas o menos) y los que requirieron dos dosis de vacuna.

Por cada reducción de seis dosis de vacuna administradas durante la infancia, la tasa de mortalidad infantil mejoró en aproximadamente una muerte por cada 1000 nacidos vivos.

Los investigadores  también  encontraron que las vacunas administradas durante el primer año de vida tenían una mayor influencia en las tasas de mortalidad de menores de cinco años en comparación con las vacunas administradas entre el segundo y el quinto año de vida.

Esto implica que los bebés más pequeños que generalmente pesan menos y reciben más vacunas en un período más corto tienen más probabilidades de experimentar una reacción adversa que resulte en hospitalización o muerte.

Miller dijo que en la mayoría de las naciones, más del 50 por ciento de las muertes infantiles ocurren durante el período neonatal, y alrededor del 75 por ciento de las muertes neonatales ocurren durante la primera semana de vida cuando se administran las vacunas neonatales.

Las muertes que ocurren durante este período tienen un gran impacto en las tasas de mortalidad neonatal, infantil y de menores de cinco años. De hecho, la mortalidad neonatal representa el 61 por ciento de la tasa de mortalidad infantil de Estados Unidos y el 52 por ciento de la tasa de mortalidad de menores de cinco años.

Miller también reveló que los médicos, médicos forenses y otros examinadores médicos se ven obligados a clasificar erróneamente y ocultar las muertes relacionadas con la vacuna, ya que no existen clasificaciones alternativas de causas de muerte relacionadas con la vacunación infantil.

El estudio también mostró que las vacunas tienen “efectos no específicos” que pueden aumentar o disminuir la mortalidad por enfermedades infecciosas a las que no se dirige la vacuna.

Algunas muertes relacionadas con las vacunas neonatales pueden retrasarse:

Según Miller, algunas muertes relacionadas con las vacunas neonatales pueden retrasarse, como con un mecanismo de cebado o toxicidad acumulativa que aumenta el riesgo de una reacción grave o fatal a las vacunas administradas posteriormente.

Un estudio de 2018 publicado en la revista Vaccine  mostró que la secuencia de vacunas también puede afectar la mortalidad por todas las causas. Los investigadores informaron que las niñas que recibieron una vacuna pentavalente (cinco vacunas en una) después de recibir la vacuna contra el sarampión tenían cinco veces más probabilidades de morir por todas las causas dentro de los seis meses de seguimiento en comparación con las niñas que siguieron el programa recomendado.

Miller y Goldman dijeron que 17 de los 18 análisis que realizaron corroboraron que administrar más dosis de vacunas da como resultado tasas más altas de mortalidad infantil y en la primera infancia en los países desarrollados.

Los investigadores instaron a los encargados de formular políticas de vacunas a conocer el efecto total del calendario de vacunación actual en las muertes por cualquier causa y a realizar  investigaciones de seguridad sobre la cantidad de vacunas infantiles recomendadas y cómo se administran para confirmar que tienen un impacto positivo en la supervivencia infantil en lugar de simplemente exigiéndolos porque las grandes farmacéuticas insisten en que son necesarios.

Read Previous

A punto de iniciar una nueva temporada

Read Next

Exjefe de policía de Nueva York arrestado por solicitar sexo