Inspiración

¿Para qué creo en Dios?

Por Pastor Pedro H Gonzalez

Quiero dejar una pregunta en la mente de cada lector y a la vez sugerir algunas respuestas que podrían ser validas dependiendo de quién la pronuncie.

La pregunta es: ¿Para que creo en Dios? No se trata de por que creo, sino para que creo en Dios.
Creo que es necesario encarar esta pregunta con toda la responsabilidad y con toda la honestidad posible.
Me refiero a que en la vida toda cosa que hacemos sin un propósito, sin una razón valida y objetiva termina siendo un desperdicio o simplemente nos lleva al abuso. Mucha gente hoy día dice creer en Dios, pero no le dan un cauce, un objetivo, una meta definida a su fe.

Muchos de los que dicen creer en Dios, lo hacen por una cuestión de dogmas, por tradiciones heredadas, ellos creen en una religión, en una doctrina en santos, en ídolos y en medio de toda esa jungla o fauna de cositas en las que se cree, esta también Dios, quizás en el mejor de los casos como algo o alguien sobresaliente pero no como el Dios único y verdadero; convendría entender que si es Dios es Dios, que a nadie más dará Su gloria, es decir la evidencia de ser Dios, el señorío y la autoridad, su soberanía.

El resultado de toda esa mezcla de “cositas” termina desdibujando la verdadera imagen de Dios y lo ponemos en una competencia en la que El simplemente no debe, ni quiere participar, porque para Dios no hay motivo de competencias, quien lo trate de meter en ese cajón, perderá completamente el propósito de la existencia de Dios, cual es el de darse por entero a sus hijos, hacerse conocer como Padre celestial y tomar el papel que el exige, esto es el de soberano Señor de nuestras vidas.

Una vez que le hemos dado ese rol, entonces El tendrá toda la responsabilidad que un padre debe tener (hablo de los que verdaderamente son padres no solamente donantes de esperma) es decir que El estará a cargo de la provisión, la protección y el cuidado de sus hijos. Si el desea ser conocido como Padre, entonces quiere ser conocido como el mejor padre (recuerde que hablamos de Dios) pero no podemos exigirle tal cosa cuando lo tenemos en el papel de tío, o primo o algo más. Lo que quiero decir es que si usted que lee es padre, entonces es normal que usted desee de parte de sus hijos que ellos le obedezcan, acaten sus consejos, dependan de usted en todo y para todo lo consulten, ¿no seria bello un hijo que actúe de tal manera? Claro que lo es y al tal, le daríamos lo que pide sin dudarlo. Pero al hijo que se lo pasa cuestionando su autoridad, que cuando usted habla llama al tío o va al vecino a preguntarle si lo que usted ha dicho es cierto o si es prudente acatarle; a ese hijo que no obedece, que piensa saber mas que usted cada vez, ¿le daría usted gusto en todo lo que pida? Creo que estamos de acuerdo en responder NO.

He tratado de llevarlo a un punto donde usted entienda que las religiones no cuentan en el mundo de Dios, El exige una relación de comunión, en la que usted lo tome como su UNICA fuente de información, como su UNICO nivel de autoridad, como su UNICO recurso de bendición. Dios es un Dios celoso y no admite competencia, El no se va a poner a pelear por lugares en la escala, a El no le sirve ser el primero, el quiere ser el UNICO. Quizás es difícil de entender, pero le repito, es que estamos hablando de Dios.

Entonces le vuelvo a plantear la pregunta ¿para que cree usted en Dios? ¿Quizás para asegurar que cuando se muera vaya al cielo? ¿Y mientras viva aquí? ¿Fracaso y derrota? ¿Una vida en tristeza y en postración ante las circunstancias? No estaríamos hablando de un buen Padre ¿o si? ¿Creemos en Dios para vivir postrados ante la enfermedad y la pobreza, para estar luego buscando excusas de porque no me va bien a fin de que Dios sea validado? Eso no es lo que El busca, Él quiere glorificarse, es decir dar evidencia completa de quien es, de su poder, su amor y su cuidado para con su pueblo.

¿Qué pensaría usted de un padre de familia que mantiene a sus hijos en necesidad, pidiendo limosna o teniendo que pasar buscando mentiras piadosas para decirle al mundo que el es buen padre, pero la evidencia habla de lo contrario? ¿Le confiaría a sus propios hijos, aunque sea una tarde para que los cuide? Por supuesto que no, así es la cosa con Dios, el quiere darnos todo lo que como hijos merecemos, si lo entendió bien, dije merecemos, pero a usted le han enseñado que nada merece, y quizás en un punto quien le enseno eso tenía razón pero solo hasta el punto en que usted no era hijo pero después de que Jesús fue a la cruz, fue sepultado y resucito de entre los muertos, usted si así lo cree, ha pasado a ser hijo y eso le confiere los derechos de la herencia.

Me gustaría que piensa en las respuestas sugeridas que le he dado, de para que creemos en Dios y escoja la que mas se acomode a su relación con El, una vez que lo haya hecho el camino estará claro para usted.

Un abrazo.
Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St Englewood Co 80113
Horarios de servicio Domingos 12:30 pm
Le esperamos.

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: