Por qué actualmente los autos usados se venden a precios más altos que los nuevos

La última vez que compré un carro usado no me salió bien. Hace unos años, compré un Mazda Tribute 2005 de segunda mano por lo que pensé que era una ganga: 5.900 dólares. Era bajo en kilometraje y el vehículo estaba en un estado bastante meticuloso o eso creía yo.

Por desgracia, el motor tenía una pequeña fuga de aceite que se convirtió en una gran fuga, y resultó en un motor soplado. Seis meses después de comprarlo, el carro estaba destrozado. Me costó 5.900 dólares y me vi obligado a cambiar a un Saturn para ir al trabajo.

Para mí, la experiencia fue una lección aprendida. No hay que invertir demasiado dinero en carros usados, sobre todo en los más antiguos. Sin embargo, un nuevo informe sugiere que los estadounidenses están recurriendo en masa a los vehículos usados, probablemente por necesidad.

Al Root, jefe de redacción de Barron’s, señala que las encuestas muestran que muchos consumidores están pagando más por los autos usados que por las versiones más nuevas del mismo modelo. No hay que decirlo, dice Root, que las cosas no suelen ser así.

“Se supone que los autos nuevos cuestan más que sus homólogos usados”, escribe. “Pero el mercado de seguros de autos online, Get Jerry, descubrió en una encuesta reciente que cuatro de los 10 autos más vendidos en Estados Unidos cuestan más al comprarlos usados que nuevos”.

¿Qué está pasando?

¿Por qué alguien pagaría más por un vehículo viejo que por uno nuevo? La respuesta parece provenir de la disponibilidad.

Como muchos le dirán, en algunos concesionarios simplemente no hay carros nuevos.

“En Año Nuevo me compré un carro”, explicaba Hannah Frankman en un reciente artículo de la Fundación para la Educación Economica (FEE). “En el concesionario en el que compré, no había ni un solo auto nuevo. Lee eso de nuevo: ni un solo auto nuevo”.

Como señala Frankman, el suministro de vehículos nuevos se ha visto gravemente perturbado por la escasez mundial de chips semiconductores y otros problemas con la cadena de suministro. Como resultado, las cifras de producción de Ford para 2021 se quedaron cortas en 1.25 millones de vehículos. Toyota, por su parte, se quedó sin 1.1 millones. Otros fabricantes de automóviles han experimentado problemas similares.

La escasez de vehículos ha provocado graves retrasos para los consumidores.

Root, escribiendo en (Barron’s, dice que los autos nuevos ahora suelen tardar “hasta 10 meses en entregarse”. Eso puede sonar rápido si se compara con, por ejemplo, el Trambant, el peor auto de la historia, que tenía un periodo medio de espera de 10 años. Pero esto no es la Alemania del Este; los mexicanos no están acostumbrados a esperar meses por sus vehículos.

Por eso, quienes quieran un carro de inmediato tienen una alternativa.

“Los carros usados pueden comprarse actualmente, si los compradores están dispuestos a pagar una prima”, explica Root.

Por eso muchos vehículos usados se venden a precios más altos que los nuevos del mismo modelo, y por eso los precios de los autos usados han subido un 60% respecto a los niveles anteriores a la pandemia.

El valor subjetivo y el costo de la espera

La economía básica enseña una realidad fundamental de la condición humana: la escasez. Los recursos son finitos; nunca hay suficientes bienes y servicios para satisfacer las necesidades y deseos humanos.

Imprimir billones de dólares durante la pandemia, como hizo la Reserva Federal, no resolvió el problema de la escasez. De hecho, las medidas gubernamentales adoptadas durante la pandemia sin duda empeoraron el problema de la escasez.

Al interrumpir la producción y erosionar el valor del dólar, los consumidores estadounidenses están experimentando la mayor inflación en décadas y la escasez de muchos bienes, no sólo de autos y chips para las computadoras, sino de todo tipo, desde las papas, los huevos y aguacates hasta puertas de garaje, bicicletas y fórmula de leche para bebés, entre otros.

Por eso, en febrero de 2020, un Tesla Model S Performance completamente cargado y nuevo costaba 112.000 dólares (si quieres pagar los 7,000 dólares de la tarifa de conducción autónoma), mientras que hoy el precio de un Tesla Model 2021 de segunda mano es de 132.000 dólares.

Ahora bien, es cierto que se puede pagar menos comprando un auto nuevo a través de Tesla, pero la llegada estimada es hasta octubre.

¿Tiene sentido desembolsar miles de dólares más para comprar un vehículo usado hoy en lugar de esperar a conseguir uno nuevo a un precio más bajo? Para muchas personas, la respuesta es afirmativa; de lo contrario, no harían la compra.

El valor es subjetivo, la economía nos enseña.

Para algunas personas, el costo de esperar seis meses por un vehículo es simplemente demasiado alto. (Para otros, esperar seis meses para conseguir un auto nuevo a menor precio es la opción preferida).

Todo esto explica por qué los autos de segunda mano tienen una demanda tan alta en estos momentos.

Sólo espero que para la gente que compra carros usados, su experiencia sea mejor que la mía cuando me compré un limón. Jon Miltimore – fee.org.es

Entonces, si usted tiene un carrito usado y lo quiere vender, esperamos este artículo le ayude…

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

DPS recorta 131 puestos administrativos como parte del plan de reorganización

Read Next

Los Rockies regresaron a casa