Ultimas Noticias :

Solicitudes iniciales de desempleo disminuyen, pero pagos de beneficios continúan a niveles récord

» Colorado

Únicamente la semana pasada, el estado pagó $96 millones en beneficios regulares, esto quiere decir que Colorado está pagando la misma cantidad de beneficios de desempleo mensualmente durante el brote de COVID-19 que normalmente lo hacia en un año, pero las solicitudes iniciales de desempleo cayeron nuevamente la semana pasada, ya que la mayoría del estado se mudó a la fase más segura en el hogar.

El Departamento de Trabajo y Empleo de Colorado dijo que otros 22,483 residentes de Colorado presentaron reclamos iniciales de desempleo regulares la semana pasada, que había disminuido de 28,164 la semana anterior. Cabe destacar que de acuerdo al comunicado de prensa del Departamento de Trabajo, esta es la cuarta semana consecutiva que las solicitudes regulares de desempleo han disminuido en Colorado.

Otros 9.125 trabajadores por cuenta propia o contratistas por su propia cuenta propia presentaron reclamos iniciales de Asistencia de desempleo pandémico federal (PUA) la semana pasada, con lo que el número total de reclamos de PUA presentados hasta el momento es de 63.180.

En total durante las últimas ocho semanas, se presentaron en el estado 451,155 reclamos de desempleo iniciales regulares y PUA combinados.

Colorado pagó $ 96 millones en beneficios regulares de desempleo la semana pasada.
Desde la primera semana de abril, el estado ha pagado más de $432 millones en beneficios regulares.

El pago promedio semanal de beneficios en 2020 antes de esas semanas fue de $ 8.7 millones.

Y se han pagado $101.8 millones en beneficios federales de PUA desde el 20 de abril a trabajadores por cuenta propia y trabajadores independientes, aunque ese dinero proviene del gobierno federal y no del fondo fiduciario de seguro de desempleo del estado.

Los funcionarios de CDLE dijeron que hasta el momento se habían pagado alrededor de $550 millones en dinero de la Compensación por desempleo pandémico, el programa de $600 por semana para cualquier persona que reciba beneficios regulares o PUA.

Las industrias que continúan viendo el mayor número de reclamos con beneficios pagados son el alojamiento y los servicios de alimentos, el comercio minorista y la atención médica y el servicio social.

La directora ejecutiva adjunta de CDLE, Cher Haavind, dijo que las autoridades aún creen que las reclamaciones iniciales han alcanzado su punto máximo, pero que los pagos de los beneficios aún se encuentran en cantidades récord.

Los funcionarios dijeron, como escribió el personal del Consejo Legislativo en su último pronóstico a principios de esta semana, que esperan que el fondo fiduciario de desempleo del estado se declare insolvente a fines de junio o principios de julio.

Había $ 1.1 mil millones en el fondo a principios de este año antes del brote de COVID-19.

Los funcionarios dijeron que una vez que el fondo se declare insolvente, podrán pedir prestado al gobierno federal a un interés del 0% durante el resto de 2020 para pagar seguir pagando los beneficios.

El economista principal de CDLE, Ryan Gedney, dijo que los empleadores cubiertos por el seguro de desempleo verán cambiar sus tarifas de primas a partir del 1 de enero de 2021 en el caso de que los funcionarios esperen que el fondo se declare insolvente.

Agrego que dependiendo de si la insolvencia ocurre en junio o julio, cuando comienza el nuevo año fiscal, el Programa de tarifas de primas estándar cambiaría las tarifas de primas para los empleadores que probablemente aumentarían sus pagos.

Gedney dijo que el recargo de solvencia se disparará si el fondo fiduciario es inferior a $687 millones el 30 de junio.

Los funcionarios de CDLE dijeron que el departamento había recibido alrededor de 600 informes de rechazos de trabajo a medida que el estado se movía a una fase más segura en el hogar y las empresas comenzaron a reabrir y que la mayoría de los empleados se habían negado porque tenían condiciones médicas subyacentes o estaban cuidando a un dependiente quien tiene problemas médicos subyacentes.

También dejaron muy en claro que los empleados no pueden negarse a volver al trabajo únicamente por temor a contraer el nuevo coronavirus y que deben cumplirse otras condiciones, como condiciones de salud subyacentes o un espacio de trabajo inseguro, para que los pagos de beneficios del desempleo continúen.

Mary Flores

President / Editor

Read Previous

Otra propuesta de ayuda federal, ¿pero a quien iría esa ayuda?

Read Next

Trump celebra “Dos grandes victorias en el Congreso”

Leave a Reply

Your email address will not be published.