Inspiración

Abriendo caminos

Por Pastor Pedro H Gonzalez

Doy gracias a Dios por permitirme el privilegio de llevar esta palabra a todos y cada uno de los que cada semana la buscan para nutrirse de ella y seguir en un camino de crecimiento que no se detiene.
Hoy quisiera darle a cada lector un secreto bíblico que en manos de un empresario, emprendedor o dueño de una pequeña empresa hará de usted un triunfador absoluto.

En la biblia hay un principio y una ley, conocida como la ley de la SIEMBRA Y LA COSECHA, opera tal como la ley de la gravedad, es decir esta activa en la vida de cada persona, así creemos que existe o no.

Es decir que alguien podrá decir que no cree en la ley de gravedad, y estará en su derecho de creerlo, pero eso no hace a la ley de gravedad inoperante, ya que si esa misma persona que dice no creer en la gravedad, se arroja desde un tercer piso, comprobara con dolor que existe, que si opera.

Así ocurre con la ley de la siembra y la cosecha, está en plena operación y también se comprueba día a día; pero iremos al punto de como le ayuda esto al empresario.

Proverbios 18:16 dice: “La dadiva del hombre, le ensancha el camino y lo lleva ante la presencia de los grandes.”

Me gustaría saber cuantos de los que leen esto quisieran estar delante de los grandes. Si le estoy hablando a empresarios, a quien de ustedes no les gustaría estar compartiendo con los grandes empresarios como Bill Gates, Carlos Slim, los dueños de las grandes fortunas del mundo, de los presidentes de las naciones, estar en los grandes foros mundiales y tener así una voz de influencia en el mundo.

Cuantos no quisieran tener en frente un camino más ancho y próspero donde no hubiese necesidad de batallar tanto para lograr metas de gran calibre.

La manera de lograrlo le acaba de ser informada, ya depende de usted si lo cree o no. Ser dadivoso es dar, dar con alegría, con buena actitud del corazón, dar sin esperar, dar a la manera de Dios por el solo deseo de ver al otro feliz recibiendo, de hacer la vida de alguien mas un poco más fácil y un poco mejor. La dadiva del hombre le ensancha el camino.

Si alguien quiere crecer como empresario o emprendedor y lo hace desde la plataforma del egoísmo, que dice primero yo, segundo yo y si hay tercero también yo, entonces no gozara de caminos verdaderamente anchos, aunque a esa persona le parezca que esta caminando un camino ancho.

Proverbios 14:12 dice: “Hay caminos que al hombre le parecen derechos, pero su fin es camino de muerte”.

Si lo nota este hombre del que nos habla el proverbio 14 no es el mismo del que nos habla el proverbio 18, este primero piensa que esta en un buen camino, y no sabe que esta en camino de muerte, es decir que mas tarde o más temprano vendrá a la realidad cuando su camino le muestre la realidad, el de proverbios 18 esta confiado, porque ha aprendido a dar y a darse, el hace empresa con un corazón altruista, desprendido, noble, generoso y sabe que mas tarde o más temprano eso dará un resultado.

Para el, sus empleados no son herramientas útiles, son gente con talento, emociones, sentimientos, necesidades, una historia, una familia, una vida.

Para el, los clientes no son números fríos en la balanza de utilidades de cada mes, ellos se fijan sensiblemente en las necesidades de sus clientes y en el afán de darles el mejor servicio, instruyen a sus empleados para hacerlo, siempre en la misma mentalidad que a el lo inspira y el resultado es una sinergia que sin lugar a dudas le abrirá el camino.

En este tipo de persona o empresario, no hay egoísmo, el ha entendido que el mundo no gira alrededor de el sino por el contrario el esta en este mundo para servir, el entendió que EL QUE NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR.

Este es un hombre para el que desde el cielo el camino le es abierto, ensanchado, y mejorado cada día. El opera en principios, de generosidad, amabilidad, nobleza extrema. A el lo mueve el espíritu o el sentir que hubo en Cristo Jesús.
Note esto que se nos muestra en Filipenses 2:5-9 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre

¿Puede notar como Jesús se hizo siervo, es decir vino a servir las necesidades de otros? ¿Puede notar cual fue el resultado? Ahí dice: “por lo cual Dios lo exalto hasta lo sumo y le dio un NOMBRE, eso es reconocimiento, que es sobre todo nombre, eso es reconocimiento que esta por encima de todo, El no lo busco, pero es que eso vino como resultado de lo que El hizo por nosotros.
Aprendamos a dar gracias, a enviar una tarjeta de agradecimiento, un correo electrónico de seguimiento, a invitar a un desayuno, a felicitar en una fecha especial, a hacer sentir al otro importante, esto nos hace dadivosos y nos ensanchara el camino.
Espero amable lector que esto le de las herramientas que necesita para avanzar sin tanto esfuerzo ni tropiezo.
Un abrazo.

Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St
Englewood, CO 80113
Horarios de servicio Domingos 12:30 pm Búsquenos en Facebook y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.
Le esperamos.

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: