Ultimas Noticias :

“Por esta causa”

Por Pastor Pedro H Gonzalez
Lo saludo con todo cariño amado lector, es un placer y un privilegio contar con su fiel visita a esta columna.Esta semana se celebró el día de Martin Luter King Jr, un hombre que marco un tiempo en la historia, que logro grandes cambios en la sociedad de este país y que nos dejo una frase que muchos habían dicho antes, pero a la que él le imprimió un tono y un significado que nadie le había dado.
La frase es por todos bien conocida: “Yo tengo un sueño hoy”. Para MLK esta no era una frase más, el estaba dispuesto a impregnar su sueño en la mente de muchos y supo hacer de una frase, el motor de una generación que le daría movimiento al destino de muchas generaciones de ahí en adelante.

Podríamos decir que MLK fue un gran comunicador, estaríamos bien, pero de todas formas cortos, podríamos decir que era un gran motivador, de nuevo, estaríamos correctos, pero todavía nos quedaríamos cortos. Él era eso junto y mucho más. Yo no pretendo ser el que le pone etiqueta final a una personalidad de la talla y el calibre de MLK pero diré lo que para mi significa MLK y lo que dejo en mi su famosa frase.

Un hombre apasionado por una visión, por una causa, un hombre que abrazo de tal manera su causa que fue literalmente capaz de morir por ella. En esto radica la grandeza de los seres humanos, en tener la capacidad de abrazar una visión y de enarbolar una causa que no solo nos desgaste en vida sino por la cual seamos capaces de morir; solo así estaremos en la capacidad de transmitir con la fuerza y la convicción con la que comunicaron grandes lideres de la historia, hablamos de gente como Napoleón, Winston Churchill, JFK, Martin Lutero, Simón Bolívar, Martin Luther King y desde luego Jesucristo nuestro Señor.

Lo que quiero decir es que la convicción por una causa nos lleva a apasionarnos por ella, una vez que hemos desarrollado verdadera pasión por la causa, ya no seremos los mismos, dormiremos y al soñar soñaremos con ella, al comer estaremos pensando en ella, respiraremos la causa, transpiraremos la causa, hablaremos la causa y desde luego impregnaremos en otros la causa.

El apóstol Pablo decía en efesios 3:14 “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo. La causa de Pablo éramos usted y yo como pueblo que aún no conocía al Mesías y por lo tanto no entendía el mensaje de la cruz. El estuvo dispuesto a gastarse y desgastarse para que muchos pudieran ser expuestos a ese poderoso y liberador mensaje. Jesucristo fue a la cruz por el gozo puesto delante de Él, esa era su causa, de nuevo, usted y yo; eso hizo que de Jesús se asombraran el pueblo y los escribas al ver que les ensenaba como quien tiene autoridad no como los fariseos.

Cuando se tiene una causa mi amado lector no hay espacio para la duda, no hay retorno, no hay obstáculos que logren hacernos retroceder, ninguna circunstancia podrá doblegar la voluntad de un ser humano que haya abrazado con convicción una causa.

¿Para qué le sirve a usted todo esto y porque se lo estoy diciendo? Porque hoy en día estamos inmersos en un sistema que nos da suficientes dosis de anestesia anímica, emocional, social y espiritual como para hacernos perder de vista que, sin una causa, seremos como zombis, muertos en vida. Novelas, programas de chismes, farándula, programas de entretenimiento, consumismo, vicios, hedonismo, helenismo, nueva era y otros tantos factores en los que podemos vernos envueltos y de tal poder de distracción que nuestros sentidos se atrofian y no vemos lo que ocurre alrededor.

Como resultado un amplio numero de personas pasarán por la vida sin despertar, saldrán de aquí y diremos de ellas que murieron, pero la verdad es que nunca vivieron.

El mayor tesoro que podemos encontrar lo hallaremos en un cementerio si es que tuviéramos la capacidad de ver más allá de lo que una simple lapida nos muestra. allí reposan las mejores poesías jamás escritas, las canciones que nunca se cantaron, los libros que no fueron escritos, las empresas que jamás vieron la luz, los inventos que aun no cumplen su propósito y por supuesto la lista es interminable.

Al comenzar el año dijimos que no podemos ni debemos esperar que un nuevo año nos traiga cosa alguna, que muy por el contrario nosotros somos los que debemos llevar algo al nuevo año, y ese algo es actitud, sueños, la causa que nos ha sido revelada, aquella por la que podríamos morir. ¿Como llega usted a eso? ¿Cómo la encuentra? En lo que lo apasiona y en lo que usted aborrece, todo eso le habla de las capacidades con las que usted ha sido dotado, ese es su llamado, su propósito, ese es el para que usted ha sido engendrado y el para que fue creado.

Usted no puede perder mas tiempo, ni un minuto más, su futuro jamás llegara cargado de cosas, usted esta a cargo de manifestar eso que el mundo llama futuro pero que para usted no es otra cosa que la revelación e iluminación de lo que Dios tiene en mente para usted y con usted.

La gente del común hablara de suerte, usted hablara de propósitos cumplidos, los demás hablaran de esfuerzo, para usted será alinearse a la voluntad del Padre, los demás dirán lo que ellos entiendan de su situación, usted estará manifestando lo que por dentro sabe que es irreversible, la eterna voluntad del padre que ha empezado a tomar forma en usted y en los suyos a partir de usted mismo.

La decisión es suya y los frutos de esa decisión no serán solo para usted, ya sea de perdida, fracaso o triunfo, esos frutos los va a comer su familia, su comunidad y el mundo. Yo tengo un sueño hoy, que usted despierta, se levanta y resplandece.

Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St
Englewood, CO 80113
Horarios de servicio Domingos 12:30 pm Búsquenos en Facebook y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.
Le esperamos.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

No sea víctima de los preparadores de declaraciones de impuestos “fantasmas”

Read Next

Rayados del Monterrey enfrentaron a Monarcas

Leave a Reply

Your email address will not be published.