Ultimas Noticias :

Vagabundos siguen creciendo e invadiendo las ciudades al rededor de Denver

No importa que tan lejos estés del centro de la Ciudad de Denver para encontrarte con algún vagabundo y ver como siguen invadiendo en diferentes áreas de Denver y sus alrededores.

Cuando John Hickenlooper asumió el cargo en 2003 como alcalde de Denver, prometió, con buenas intenciones, que sus políticas resolverían el problema de las personas sin hogar en la ciudad dentro de 10 años. Ese plazo ha pasado hace mucho tiempo y es peor que nunca.

Algunos problemas no tienen soluciones absolutas, solo mitigaciones en el mejor de los casos. Un remedio práctico para las personas sin hogar se ve confundido por premisas contradictorias, definiciones contradictorias y diferencias políticas irreconciliables. Comencemos con una pregunta fundamental sobre un elemento particularmente frustrante del problema:

“¿Está de acuerdo en que a las personas sin hogar no se les debería permitir instalar refugios improvisados ​​en propiedad pública o privada sin permiso?” Si la respuesta a eso es “no”, en nombre de la compasión o la “justicia social” tenemos una diferencia ideológica irreconciliable que ignora el interés público en general en los derechos de propiedad, la salud y la seguridad, así como el futuro de Denver como un destino deseable. Ubicación para residentes y comercios.

Las personas sin hogar acampan en donde menos piensas. (Foto:LPDC/Mary A. Flores).

Como dijo una vez el alcalde Hancock: “En el momento en que perdemos el centro de la ciudad como un lugar al que la gente quiere ir en busca de entretenimiento, recreación o un lugar para vivir, perdemos el corazón de Denver”.

La falta de vivienda es un término expansivo con muchas complejidades y distinciones. Históricamente, alrededor de dos tercios de este grupo ya están alojados en viviendas de transición, viven temporalmente con un amigo o pariente o se quedan en un hotel o motel con cargo público.

Aproximadamente una quinta parte se encuentra en refugios de emergencia y alrededor del cinco por ciento en hospitales psiquiátricos, centros de desintoxicación, cárceles o refugios para migrantes y violencia doméstica.

Además de aquellos temporalmente sin trabajo o con mala suerte, las personas sin hogar incluyen aquellos con trastornos psiquiátricos, toxicómanos, vagabundos, jóvenes vagabundos en una aventura y niños fugitivos. En la década de 1970, grupos como la ACLU ganaron batallas judiciales para forzar la liberación de pacientes en instituciones psiquiátricas, incluso si no podían cuidar de sí mismos.

Para muchos, esto resultó ser abandono en lugar de liberación y ahora representa una gran parte de la fracción más visible e intratable de las personas crónicamente sin hogar. Esa es la “gente de la calle” que se estima que no es más del cinco o diez por ciento de la población sin hogar.

Nuestra sociedad compasiva no quiere dejar que ni siquiera las personas autodestructivas sin hogar “mueran en las calles”. Los programas locales y federales brindan atención médica y ayuda financiera. Los refugios para personas sin hogar en Denver hacen su parte, pero algunas personas sin hogar rechazan las reglas y restricciones en esos lugares y se niegan a permanecer allí, codiciando su “independencia” incluso si eso los mata. Entonces, ¿qué se debe hacer?

Los programas de vivienda pública subsidiada buscan mitigar parte del problema, pero los izquierdistas que dominan el Concejo Municipal de Denver, ahora incluso más radicales que Boulder, tienen poca determinación para remover permanentemente a los ocupantes ilegales sin hogar de su ocupación del centro de la ciudad.

Este es un dilema espinoso que tiene las leyes de derechos civiles chocando con las realidades económicas y sociales. Allá por 1999, escribí una columna en la que proponía algo que llamé Centro de Asistencia Comunitaria, financiado con contribuciones públicas y privadas para servir como casa de transición, no como residencia permanente. No sería una cárcel; los residentes serían libres de ir y venir. Pero haría cumplir las reglas y la disciplina.

No importa si es en el centro de Denver o en sus alrededores…(Foto:LPDC/Mary A. Flores).

Se proporcionará alojamiento y comida junto con la ropa. Tendría una enfermería y programas de rehabilitación de drogas y alcohol.

Se requeriría que los residentes trabajen en el CAC, realizando tareas de mantenimiento, servicio de alimentos, limpieza y otras tareas. Los servicios de instrucción, asesoramiento y colocación los ayudarían a encontrar un empleo externo, y pagarían una tarifa nominal de su salario por la instalación durante su estadía.

Derivé este concepto del modelo de Step Denver, con un historial demostrable de éxito desde su fundación en 1983. Step Denver es un programa residencial no gubernamental para hombres sin recursos que buscan recuperarse del abuso de sustancias.

El “Modelo de apoyo para la recuperación de pares” de Step consiste en sobriedad, trabajo, responsabilidad y comunidad en un entorno estructurado y disciplinado que incluye tratamiento, educación, clases de habilidades y asesoramiento profesional.

Este tipo de enfoque no es una panacea para las personas sin hogar, pero sería un salvavidas para aquellos que realmente quieren mejorar sus vidas y ser miembros productivos de la sociedad.

Esto no sería un remedio para la fracción psicótica, obstinadamente adicta o antisocial de la gente de la calle que quiere una limosna y una licencia del gobierno para mantener su estilo de vida “independiente” a expensas de los derechos de los demás.

Aparte de algún tipo de institucionalización benigna de vida asistida, si los dogmáticos de la ACLU fueran razonables, no tengo ninguna solución para aquellos que insisten en violar la ley y abusar del público. Pero eso no debería impedirnos recuperar los parques, aceras y entradas de Denver.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Colorado recibirá al menos $100 millones, posiblemente $1 mil millones, de la factura de infraestructura

Read Next

Se entregaron más de 6,500 firmas para retirar a dos miembros de la junta escolar de Windsor-Severance

Leave a Reply

Your email address will not be published.